Editorial “Puigdemont en la gasolinera”

Me decía Joan Tardà que el coche se les había quedado sin gasolina. Que tenían que parar y repostar si querían proseguir el camino hacia la independencia de Cataluña. Que no renunciaban al objetivo, pero que necesitaban nuevos recursos y argumentos.
Es el tiempo en el que los independentistas, crecidos ante las torpezas argumentales de la derecha nacional, han pedido un receso en esta tensión que nos está trayendo tantos males. Por eso, aún no renunciando a sus objetivos, los secesionistas, tácticamente, acaban acatando la legalidad y defendiendo la vía del diálogo.
El resultado de todo ello es que repostar en la gasolinera significa que ERC dice que acatará lo que digan los letrados del Parlament. No se expondrán a ser suspendidos por el Tribunal Constitucional o, en su caso, detenidos, encarcelados y juzgados.
Mientras repostan y se relajan JxCat decidió ayer, como intitula este diario, no insistir proponiendo que Puigdemont pueda defender su candidatura a president de forma telemática. Retiran por tanto este punto del orden del día de la reunión de portavoces.
Puede que, una vez que hayan repostado, quien se quede plantado en la gasolinera y no vuelva a subir al vehículo sea Carles Puigdemont. Así que sirve pues el expresident como recurso amenazante, moneda de cambio o víctima propiciatoria, pero nunca como president.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.