En España, la mitad de los hijos de inmigrantes son pobres

En España, la mitad de los hijos de inmigrantes son pobres

También en Grecia, mientras que en Letonia, Alemania e Israel no llega al 20%
Un informe de la OCDE señala que España, Grecia y Estados Unidos son los tres países de esta organización en los que viven más hijos de inmigrantes en pobreza relativa. Así se desprende de un estudio elaborado acerca de los indicadores de integración de los inmigrantes y su evolución.

Un 25% de los hijos de españoles viven en pobreza relativa, mientras que en Grecia y España más del 50% de los hijos de migrantes están en esta situación. Los países en donde menor es el índice de niños migrantes en situación de pobreza son Letonia, Alemania e Israel, con entorno al 20%.

A ello se une que la brecha de pobreza entre los niños en familias de españoles comparados con los nacidos en el extranjero es amplia, llegando casi al 40% en España y los Países Bajos, y en torno al 30% en Bélgica y Francia. Es más estrecha en Portugal, Reino Unido, Croacia y Estonia, un 10%, y sólo un 4% en Alemania. La situación se invierte en Letonia israel, donde los niños nacidos en ovarios nativos son más propensos a vivir en situación de pobreza relativa que los de migrantes.

Otro dato a destacar del estudio es que en los últimos diez años el porcentaje relativo de pobreza infantil en las familias de migrantes solo se ha incrementado un punto en la OCDE. De hecho, en la Unión Europea, la casa sigue igual tanto en los hogares extranjeros como nacionales. No obstante, ese porcentaje sufrió mayores subidas, en más de diez puntos, en España, Islandia, Eslovenia, Estonia y Francia.

El estudio reconoce que en muchos países de la organización se han hecho “importantes mejoras” en la integración de los inmigrantes y sus hijos, tanto a nivel laboral como en la vida cotidiana. A pesar de ello, sigue habiendo importantes retos y se desperdicia parte del potencial de los extranjeros, lo que dificulta su crecimiento económico y su inclusión social.

En todos los países de la OCDE y de la UE ha aumentado la proporción de migrantes con formación elevada, un 7%, en la última década en ambas zonas. La mayoría de estos, el 80%, considera que sí pertenece a su país de acogida. “Los países han hecho importantes mejoras en sus políticas para fomentar la integración de inmigrantes y sus hijos en la educación, el mercado laboral y la vida social de su país”, señaló Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, durante la presentación del informe en Marrakech en el marco de la Conferencia Intergubernamental de las Naciones Unidas para adoptar el Pacto Mundial para una Migración segura, ordenada y regular. También estuvo presente Dimitris Avramopoulos, Comisario Europeo de Migración, Asuntos de Interior y Ciudadanía.

No obstante, Gurría advierte de que aún hay mucho por hacer para lograr la máxima potenciacion de los migrantes, de forma que contribuyan a la economía y a la sociedad en los países receptores. Un ejemplo es que la pobreza relativa de los migrantes es cada vez mayor que hace una década y que se amplía la brecha con los nacionales de cada país.

A ello se une que un 14% de los migrantes en la Unión Europea se sienten discriminados por razones de etnia, nacionalidad o raza. De hecho, casi un tercio de los migrantes no comunitarios en Europa comparte barrio con vecinos de su mismo origen. Además, los hijos de migrantes continúan retrasado respecto a sus compañeros no migrantes en los niveles educativos a pesar de que estos se ha mejorado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.