En Alemania quieren hacer exámenes médicos para conocer la edad de los refugiados menores

En Alemania quieren hacer exámenes médicos para conocer la edad de los refugiados menores

Un fallo judicial podría obligar a usarlos con más frecuencia.
La medida es controvertida. Toda persona que llegue a Alemania como refugiado menor de edad y sin familia es atendida por la Oficina de Protección de Menores a nivel nacional, que es la encargada de confirmar la edad de los adolescentes o verificarla. Normalmente, se hace mediante una conversación con dos expertos, pero, si hay dudas, se pueden realizar exámenes médicos, algo que podría convertirse en una regla. “Esto podría significar que sólo si los trabajadores sociales y el refugiado están de mutuo acuerdo sobre una edad determinada, no habría lugar para el examen médico”, explicó Guido Kirchhoff, de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Ostfalia. Para los demás, habrá exámenes médicos nacionales.
Ser refugiado menor tiene ventajas. No viven en viviendas colectivas, sino en centros de acogida, pueden ir al colegio con mayor facilidad y tienen apoyo psicosocial, a lo que se une que la reunificación familiar es más fácil y tienen una gran protección para no ser deportados. Desde que una joven de 19 años, estudiante de medicina de Friburgo, y una niña de 15 en Kandel, Renania-Palatinado, fueron asesinadas, la cuestión de la determinación de la edad de los menores se ha convertido en un tema de debate. Los asesinos en ambos casos fueron equivocadamente registrados como refugiados menores de edad.

Opiniones encontradas
Para el director del Consejo de refugiados de Baden-Württemberg, Sean McGinley, quienes defienden los exámenes médicos lo único que quieren es “mostrar músculo” respecto a la política de refugiados. Se crea la impresión de que sí de que puedes seleccionar a personas y contar los anillos como un árbol, pero eso es totalmente falso”. En cambio, Kay Ruge, delegado para Asuntos de Asilo y Refugiados en la Asociación de Distritos de Alemania, mantiene que hay un problema general porque actualmente todos los refugiados afirman que son menores de edad.
Así las cosas, Alternativa para Alemania, el partido populista de ultraderecha, propuso a principios de enero endurecer las penas para aquellos refugiados que vendiesen sobre su edad, además de realizar un examen obligatorio de la edad si no hay documentos que la confirmen. Por su parte, Annegret Kramp-Karrenbauer, secretaria general del Partido Cristianodemócrata, CDU, cuando fue primera ministra de la región de Sarre, también estuvo a favor del mismo proceso en todo el país. El ministro de Asuntos Sociales de Baden-Württemberg, de Los Verdes, opina que los refugiados deberían aportar la documentación que corrobora su edad si no están de acuerdo en pasar un examen médico.
Asociaciones de asuntos sociales critican el debate y los exámenes obligatorios. Según estas asociaciones el trato hacia los menores de edad está determinado en el Código de la Seguridad Social y reclaman que las evaluaciones se concentran en las necesidades de los afectados, en vez de solo por la edad. Cada región tiene procedimientos diferentes para establecer la edad. Primero se examina la imagen, atendiendo al desarrollo físico, barba, pero no los genitales; en otros casos se puede comprobar por la edad ósea y la dental mediante radiografías. En cambio, no hay suficiente precisión y la edad puede oscilar en dos años más o menos. En opinión de Ruge, “deberían permitirse todos los exámenes médicos. No podemos determinar la fecha exacta de nacimiento, pero sí una edad aproximada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.