El gobierno de Londres repatrió ayer a 16.000 británicos tras la quiebra de Thomas Cook

El gobierno de Londres repatrió ayer a 16.000 británicos tras la quiebra de Thomas Cook

16.000 personas atrapadas después de la quiebra de Thomas Cook han sido ya repatriadas a suelo británico en los 72 vuelos destinados a tal efecto enmarcados en la operación Matterhorn, informa la Agencia de Aviación Civil de Reino Unido. De este modo, el 40% de los pasajeros de este país ya está en casa.

Según el organismo aeronáutico, el programa de repatriación se extenderá hasta el 6 de octubre, con más de 1.000 vuelos previstos. Es el mayor proceso de repatriaciones llevado a cabo por Reino Unido en tiempos de paz. “La tarea es enorme, se trata de la mayor operación de repatriación en la historia británica desde la Segunda Guerra Mundial”, había declarado hace unos días Grant Shapps, ministro de transporte británico.

El pasado 23 de septiembre, la compañía Thomas Cook, conformada por un tour operador y una aerolínea, anunció la suspensión de pagos y el cese inmediato de todas sus operaciones, dejando en tierra a cerca de 600.000 personas, 150.000 de ellas de nacionalidad británica. Los 22.000 empleados de la compañía no saben cuál será su destino.

Solo en Canarias, donde el impacto de la quiebra todavía no se ha podido evaluar, había ese día entre 25.000 y 30.000 clientes. Para las Islas Afortunadas, la noticia no es en absoluto buena, atendiendo a que 60% del turismo visitante proviene de paquetes vacacionales o vuelos de Thomas Cook.

El gigante de viajes quiebra después de no poder asegurar los cerca de 227 millones de euros (200 millones de libras) que precisaba como fondos extraordinarios que garantizaran su supervivencia. Londres se había negado, días antes, a aportar cerca de 170 millones de euros, unos 150 millones de libras, para rescatar a la compañía al considerar que habría sido un “precedente de riesgo moral”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.