La Diada con el independentismo más dividido

La Diada con el independentismo más dividido

Este domingo se ha celebrado en Cataluña la Diada, con una muestra evidente de división en el independentismo.

Mientras que la ANC organizaba su manifestación en la que no ha participado Pere Aragonès, presidente de la Generalitat, ERC mostraba sus consignas en la propia.

En cambio, los dirigentes de Junts y sus miembros del Gobierno catalán sí que acudieron para celebrar la Diada.

Además, Esquerra Independentista, que agrupa a la CUP, Arran y el Sepc entre otras, se manifestaban contra el Govern y quemaban una fotografía del president.

Asimismo, Òmnium Cultural, por su lado, organizaba un acto en el que su presidente, Xavier Antich, se comprometió a trabajar por la unidad del independentismo.

Lejos queda aquella Diada de 2017 en la que los independentistas se conjuraron para celebrar el referéndum ilegal del 1-O.

En cambio, el 11 de setiembre de este 2022 ha dejado en evidencia la desunión entre los partidos secesionistas. Una separación que se ha macerado en los últimos años, con luchas internas, incluso en el Govern.

A la falta de una estrategia común, se han unido episodios como la suspensión de Laura Borràs (Junts) como presidente del Parlament.

También las diferencias entre los socios de gobierno sobre la apuesta por el diálogo con el Ejecutivo central. Mientras que desde el ERC de Aragonès prefieren sentarse en la mesa de diálogo, Junts se autoexcluye.

Todo ello ha ido alejando a unos y otros y se ha profundizado en las discrepancias y los reproches mutuos. Especialmente, entre los neoconvergentes y los republicanos, las fuerzas mayoritarias del independentismo catalán.

Una celebración de la Diada que visibiliza la desunión

Así, ha quedado patente la desunión, cada partido por su lado. La manifestación que cada Diada convoca la ANC, el principal acto reivindicativo del independentismo, no contó con la presencia del president.

No ocurría algo así desde que Artur Mas fue jefe del Ejecutivo catalán. Tanto Carles Puigdemont como Quim Torra asistieron cuando fueron presidentes. Incluso el año pasado Aragonès asistió, aunque lo recibieran con algunos pitos.

El president justificó su ausencia al considerar que la manifestación se convocó contra los partidos y contra el Govern.

A su juicio, esa presión debe dirigirse al Estado español. Tal es así que la ejecutiva republicana envió una carta a la militancia explicando que “este año la dirección de la ANC ha optado por excluir una parte muy importante del independentismo, dividirlo y hacerlo pequeño”.

No obstante, dio libertad a sus militantes para asistir a esa marcha, aunque la única dirigente de ERC que confirmó su asistencia fue Carme Forcadell.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.