Cómo la FIFA quiere acabar con la burbuja del fútbol

Cómo la FIFA quiere acabar con la burbuja del fútbol

El máximo órgano del deporte rey quiere frenar cuanto antes el desbocado gasto del mercado futbolístico.
Gianni Infantino, presidente de la FIFA, está decidido a acabar con la especulación en el mercado del fútbol. Hay varios frentes abiertos y en un informe elaborado por el máximo organismo a nivel mundial de este deporte se establecen los pasos a dar para acabar con esta burbuja.

Los problemas se presentan en el alto coste de los fichajes, la opacidad del mercado, los agentes de los jugadores y entrenadores y el excesivo número de futbolistas cedidos. Todo ello ha llevado a un gasto demasiado elevado al que la FIFA quiere poner límite.

Entre las medidas a adoptar, la más urgente es crear un centro mundial de transferencias que controle los traspasos y operaciones. Un banco comercial prestaría el servicio. Se controlaría, así, también los pagos de las comisiones a los agentes, estableciéndose un límite del 5% sobre el total del salario del jugador o el importe del fichaje. De este modo, también se persigue acabar con la influencia de esta parte del mundo futbolístico en el deporte rey. Este sector ha duplicado sus beneficios en los últimos cinco años hasta alcanzar casi los 425 millones de euros.

En paralelo, se establecería un sistema de cálculo del valor real de cada jugador y se impondrían impuestos de lujo aquellos clubes que compren a un precio mayor de esa cifra. El importe de ese impuesto se destinaría a los equipos que han formado al futbolista. El resultado de ese algoritmo que determina el precio del jugador sería la base para imponer cláusulas de rescisión. De este modo se pretende poner freno a la burbuja de los fichajes.

Otro de los males endemicos del fútbol es el endeudamiento excesivo de los clubes. Para evitarlo, Infantino pretende diseñar límites salariales en función de los ingresos de cada equipo. De esta forma aumenta la seguridad de qué no caigan en problemas financieros. Serán sometidos a exámenes anuales la vigilancia continuada.

La especulación también se ha infiltrado en las cesiones. La propuesta de la FIFA consiste en poner un máximo de entre seis y ocho jugadores por club, así como un límite de tres en el número de cesiones a un mismo equipo.

Se espera una fuerte oposición a estas medidas pero el máximo organismo rector del fútbol mundial está decidido a terminar con ello. Según la FIFA, el actual sistema impulsa incentivos financieros que prevalecen sobre el interés y el bienestar de las partes más vulnerables, como son los jugadores, especialmente los menores.

No obstante, la organización no cree que puedan implementarse estas medidas antes de dos años o más. Tan solo lo referente a las cesiones podría ponerse en marcha ya en la próxima temporada. Todo ello, según el informe, con el objetivo de devolver al fútbol la transparencia perdida y su pureza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.