Cataluña en invierno

Por Juan Antonio Barrio de Penagos. Exdiputado nacional (PSOE)
Recientemente Diario Progresista publicó mi artículo Cataluña 2018 donde hacía un análisis de la situación después del resultado electoral del 21D. Muchos lectores me comentaron después que la descripción era buena y, también, que el poso era bastante pesimista; probablemente es así, voy a tratar e explicar por qué.
Para que hubiera algún avance, lo fundamental sería alguna forma de distensión que, respetando el resultado electoral, permitiera otro Parlament y otra forma de gobernar la Generalitat. A título de ejemplo: la presidencia del Parlament para C’s, la Generalitat para alguien de JxC o ERC con el acuerdo de una gobernación dialogante y no unilateral. La realidad, más allá del deseo, parece ir por otro camino. Si vemos las cosas con un poco de perspectiva, un Parlament con presidencia de C’s sin acuerdo, y basado en los problemas judiciales de JxC y ERC, sería pan para hoy y hambre para mañana. No se puede olvidar que el resultado electoral es de 70 escaños para el bloque independentista (dos escaños menos que anteriormente,  pero todavía por encima de la mayoría absoluta) y 65 para el no independentista. Desconocer esto no trabaja a favor de ningún acuerdo, por muy de mínimos que sea. Y si esto es así, sólo un ataque, muy necesario pero difícil, de sensatez en esa precaria mayoría independentista podría ofrecer alguna posibilidad. De lo contrario, y por desgracia ahora mismo es en lo que estamos, seguiremos en la casilla de salida. Más aún después de la tajante declaración de JxC en el sentido de “Puigdemont o nuevas elecciones”. Veremos qué pasa el 17 de enero, constitución del Parlament, y poco después con la del Govern. Si no hay movimientos por ambas partes la perspectiva de empate continuo, e incluso, la perspectiva de nuevas elecciones, estará más cerca y la polarización continuará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.