Editorial “No es intimidación, es torpeza”

La enorme metedura de pata del Gobierno en su conjunto formará parte de los manuales de Política y estará ausente de los de sentido común. La respuesta del Consejo de Estado es tan antológica que todavía Mariano Rajoy no ha logrado cerrar la boca de la estupefacción.
Soraya Sáenz de Santamaría, a mayor gloria abogada del estado, cometió un error inconcebible que no se lo perdonarán los propios, los extraños y la historia. Una prueba más de que una buena parte del relato independentista se sustenta en los errores no forzados de un gobierno que merece dejar de serlo.
Munición, con perdón, para los secesionistas. Tienen pues los independentistas buenos aliados en los conservadores españoles cuya inteligencia política -no digo que no tengan otra-, deja tanto que desear que no paran, semana tras semana, de generar inopinados titulares. Cuando no es desplegar sin órdenes adecuadas a las Fuerzas de Seguridad del Estado, lo es un recurso que no pasa la preceptiva opinión del Consejo de Estado.
Por eso no se trata de actos intimidatorios, contra los que parecen querellarse los secesionistas, sino simple y llanamente torpeza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.