Editorial “Austria en el abismo”

La victoria de la derecha y el ascenso de la ultraderecha en las elecciones austriacas, revelan que todo vacío en política es susceptible de llenarse de mierda.
La debacle socialista se debe al error de libro en el que cayeron los compañeros del SPÖ al gobernar en coalición con los conservadores del ÖVP. Error, en primer lugar, por darle la espalda a su propio electorado y dinamitar la credibilidad de su programa electoral, generando un vacío en la política austriaca siempre susceptible de llenarse del peor populismo.
Error también porque era de prever que la debilidad del canciller austríaco, el socialdemócrata Christian Kern, iba a ser aprovechada por la deslealtad del joven conservador -su propio ministro de Asuntos Exteriores-, Sebastián Kurz.
Dormir con tu enemigo tiene sus riesgos: puede que algún día no amanezcas. Sobre todo si aparece en escena, con más de una cuarta parte del electorado, la ultraderecha austriaca del FPÖ liderada por el difícilmente presentable Heinz-Christian Strache.
Habrá un gobierno en Austria, radical y xenófobo, cuyas primeras víctimas serán los más de medio millón de musulmanes, en realidad los más de seis millones de austriacos y en el fondo los más de 500 millones de habitantes de la Unión Europea.
Sin embargo, el problema no es el hecho puntual, sino la normalización de ver a la ultraderecha gobernar en Europa. ¿Qué fue de aquellos años en los que una coalición similar que gobernó Austria fuera tan criticada e incluso boicoteada por la Unión Europea?
Ahora nadie se escandaliza. La normalización de ver a la ultraderecha crecer en Alemania, ser finalista en Francia o gobernar Hungría, nos ha hecho relajar la acción política y desistir en el empeño de servir de dique frente al horror.
Nada nuevo en un país donde la derecha y la ultraderecha ya gobiernan en Alta Austria. Nada nuevo a lo que veníamos advirtiendo desde hace tiempo: el populismo y la ultraderecha acechan en Europa como una sombra.
El error de los socialdemócratas aliándose con la derecha austriaca ha generado un vacío, tan susceptible de llenarse de basura, como arriesgado para la estabilidad de Austria, de Europa y de la civilización.
Efectivamente. Dormir con tu enemigo tiene sus riesgos: puede que un día no amanezcas.

1 thought on “Editorial “Austria en el abismo””

  1. Nos podemos aplicar en España las enseñanzas ,¿que pretendia la gestora de PSOE con su apoyo al PP? ¿podremos superar la malisima costumbre de presentar un programa de progreso y gobernar con medidas de centro o de derecha? ¿ PORQUE LOS DIRIGENTES QUE PERDIERON APOYO ELECTORAL DE FORMA SOSTENIDA, CONTINUAN CONDICIONANDO O INTENTANDO CONDICIONAR LAS DECISIONES DE LA C.E.FEDERAL COMO SI EL PARTIDO FUESE DE SU PROPIEDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.