Bruselas comienza a valorar la posibilidad del rescate de España

Bruselas comienza a valorar la posibilidad del rescate de España

El coronavirus va a quebrar las cuentas del Estado por lo que, sin ayuda de la Unión Europea, la economía española necesitará un rescate. No sólo es el desajuste presupuestario, sin lo que conlleva en la deuda, el déficit y la Seguridad Social.

Según los analistas, la deuda pública alcanzará el 130% del PIB en los próximos años. Los pronósticos apuntan a que para el año que viene será del 120%, por lo que parece evidente que La Unión Europea deberá acudir al rescate. Ya en el último trimestre de 2019 se situó en el 95,5% del PIB.

Y esas son las previsiones menos extremas, porque el instituto europeo Bruegel, que preside Jean-Claude Trichet, va más allá. En un hipotético pero escenario, la deuda pública se elevará hasta el 140% del PIB ya a finales de este 2020.

En la crisis de 2008 España casi tuvo que pedir el rescate

Así las cosas, distintos modelos calculan que el desplome de la economía española será aún mayor que en la crisis financiera de 2008. Entonces, España casi tuvo que necesitar un rescate cuando acababa 2011 y la deuda sólo estaba en el 69,5% del PIB.

En ese contexto, ante el parón del consumo, la histórica caída del empleo y el incremento del gasto, la ayuda de la UE será crucial.

Por otro lado, el Centro de Políticas Económicas EsadeEcPol señala que el déficit en 2020 “será muy probablemente el más elevado registrado en un solo año en la historia moderna”. Sólo Irlanda supera a España, dentro de la UE, con un mayor déficit en sus cuentas durante 2009 y 2018.

Durante esos periodos, la economía española consolidó un desajuste de las finanzas públicas del 6,93% del PIB, según el Banco Mundial. Portugal y otros países de nuestro entorno no pasaron del 5,5%.

El Eurogrupo está analizando emplear el Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE) para lanzar las ayudas a los países más afectados por el coronavirus. Puesto que España ha incumplido la senda de déficit en los últimos años, esto hace que pierda credibilidad para pedir mutualizar el riesgo de la deuda soberana.

Nuestro país e Italia, con el apoyo de Francia, piden esa mutualización, pero países como Alemania y Holanda se oponen. Ellos sí mantuvieron sus cuentas saneadas, así como la rigurosidad del presupuesto que se exigía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.