El Banco Mundial recomienda a Argentina invertir para crecer

Aconseja el camino gradual hacia la apertura económica y aprueba las políticas de Macri.
En una entrevista concedida a un periódico argentino Jesko Hentschel, director del Banco Mundial para Argentina, coincide con las medidas que el Gobierno de este país va a adoptar estimular el crecimiento económico, como explicó el ministro de Producción, Francisco Cabrera, en la conferencia Argentina & OCDE-Socios para el Desarrollo: reformar los impuestos, ajustar el tamaño del estado, establecer pasantías y aumentar a un 20% del PBI la inversión.
Para Hentschel, con una inversión del 15% del PBI no se consigue la tasa de crecimiento y reducción de pobreza que Argentina necesita. En los países asiáticos es del 30% y en otros países de Latinoamérica el 20%, por lo que es necesario aumentar a ese nivel las inversiones, acompañadas de reformas estructurales, microeconómicas, tributarias, del tamaño del Estado y laborales, para incentivar a los jóvenes para que encuentren empleo. Por lo tanto, “hay que aumentar esta tasa de inversión fuertemente”.
Según las previsiones del Ministerio de Hacienda argentino, en 2017 las inversiones crecerán un 10% total. La tasa de crecimiento prevista es del 3% y para mantenerla a ese nivel es necesario aumentar las inversiones hasta el 17 o 18%, y, si es posible, hasta el 20%

Impacto en Argentina después de las políticas proteccionistas
Preguntado acerca de cómo impactará en Argentina abrirse tanto a la economía, Hentschel responde que “la ventaja más importante es que las empresas y la gente aprenden con el comercio. El comercio impacta en la producción y la vida de la gente al estar en contacto con muchas empresas, productos, personas que tienen ideas y tienen innovaciones. Con esta apertura viene también un cambio interno”.
Sin embargo, para el director del Banco Mundial para Argentina, los cambios deben ser graduales “en términos de la política de comercio, de los diferentes apoyos que la industria y los diferentes sectores tienen en este momento”, recomendando la experiencia que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico tiene en estas políticas sociales y de transición, en especial las políticas activas del mercado laboral para “ayudar a los jóvenes a adquirir las competencias del futuro, que muchas veces no llegan a tener en la secundaria”.
Finalmente, basándose en la importancia que en Alemania tiene el régimen de pasantías, por el que se combina educación y experiencia laboral, parece demostrado, por algunos estudios técnicos, “que lo que aprendes en los primeros años trabajando es casi lo mismo que lo que aprendes en la secundaria”.
©Ricardo Pristupluk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.