Bal (C’s) propone un gran pacto por el respeto entre todos los candidatos

Bal (C’s) propone un gran pacto por el respeto entre todos los candidatos

Un pacto por el “respeto y la conciliación”. Es la propuesta que Edmundo Bal, candidato de Ciudadanos a la Comunidad de Madrid, ha enviado en una carta al resto de aspirantes en las elecciones madrileñas.

Según señaló en una entrevista en RNE, “la violencia supone una lesión al sistema democrático. Espero que me respondan, porque son cinco puntos que son fáciles de firmar”.

El candidato naranja apunta en la misiva a la “escalada de tensión y polarización” de la campaña electoral. Advierte, a su vez, de que, si los “actos totalitarios” no se censuran “sin paliativos” la consecuencia puede derivar en una “espiral de enfrentamiento” entre los ciudadanos.

Bal hizo hincapié en que está “convencido de que no habría mayor irresponsabilidad, por parte de quienes aspiramos a representar a nuestros conciudadanos”.

Hacía referencia a “trasladar a la sociedad la división y el enfrentamiento”. Aludía, asimismo, a las amenazas dirigidas a miembros del Gobierno, la directora general de la Guardia Civil y a Pablo Iglesias. Las últimas a la ministra Reyes Maroto, Isabel Díaz Ayuso y José Luis Rodríguez Zapatero.

Bal quiere que se condene sin paliativos la violencia

Por esa razón, plantea al resto de aspirantes a la Presidencia de Madrid que se condene “toda expresión de violencia, incluidas amenazas, coacciones y señalamientos”.

Ello, con independencia de a quién vayan dirigidas. También, que se renuncie a discursos que sirvan como justificación de “prácticas antidemocráticas, criminalicen al adversario político y promuevan el enfrentamiento entre ciudadanos”.

Por último, propone impulsar un “pacto por la concordia y la convivencia”.

Así, Bal asegura en la misiva que la “unión de los demócratas en un momento de máxima tensión” es muestra de “madurez y salud democrática”.

Además, es una “responsabilidad histórica” que se necesita aprovechar con el fin de demostrar a los madrileños que los políticos pueden ponerse de acuerdo.

Un pacto para “reconocer el derecho de quien piensa distinto a que sus ideas puedan ser expresadas con la misma libertad que se desea expresar las propias”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.