Viktor Orbán exigió que no se iluminara el estadio de Múnich con la bandera arcoíris en el Alemania-Hungría

Viktor Orbán exige que no se ilumine el estadio de Múnich con la bandera arcoíris en el Alemania-Hungría

Ayer, a las 21:00 se jugaba el partido de la Eurocopa 2020 entre Alemania y Hungría y Viktor Orbán, primer ministro húngaro, exigió que el Allianz Arena no se iluminara con los colores de la bandera LGTBIQ.

Dieter Reiter, alcalde Múnich, pidió este martes a la UEFA iluminar el estadio con los colores de la comunidad LGTBIQ. El organismo que preside Aleksander Ceferin –retrógrado donde los haya–, rechazó la iniciativa argumentando que se trataba de una reivindicación política.

La UEFA admite que “todas las formas de discriminación representan uno de los mayores problemas a los que se enfrentan de cara al partido”. No obstante, recuerda que la máxima organización del fútbol europeo es “neutral” política y religiosamente.

Así, “dado el contexto político de esta petición en concreto, un mensaje cuyo objetivo es el parlamento húngaro, la UEFA debe rechazar esta petición”, reza un comunicado.

Vamos, que la neutralidad de la UEFA se va al carajo. Descarta esta reivindicación social, y no tanto política, y se puso del lado del Gobierno húngaro que sí actúa políticamente.

Los estadios no son estatales, según Viktor Orbán

Por su lado, Viktor Orbán sostiene que el hecho de que “el estadio de Múnich o cualquier otro estadio europeo o iluminado con los colores del arcoíris no es una decisión estatal”.

Respondía, de este modo, a la voluntad decidida del Ejecutivo alemán de que los colores de la bandera LGTBIQ luzcan en el estadio Allianz Arena.

El Parlamento de Hungría aprobó la semana pasada una ley que persigue en imponer castigos más duros contra la pedofilia. Además, veta cualquier charla acerca de la homosexualidad en centros educativos.

Asimismo, prohíbe la emisión de contenido audiovisual que incluye la temática LGTBI en televisión. Orbán anunció que no viajará a Múnich para presenciar el encuentro de fútbol.

Defendió que “en la Hungría comunista los homosexuales eran perseguidos”. “Ahora, el Estado no solo garantiza los derechos de los homosexuales sino que los protege de forma activa”, aseguró. A renglón seguido, subrayó que “la libertad del individuo es el mayor bien”.

Pese a la posición mostrada por la UEFA, otros estadios han decidido seguir la misma línea del Allianz Arena. Aunque el estadio del Bayern no se ilumimo, otros sí se unieron al gesto e iluminaron sus fachada con el arcoiris. Orbán se salió con la suya, pero un espontáneo que saltó mientras sonaba el himno húngaro en el Allianz le dio en las narices. Aunque no estuviera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.