“Policías nacionales, ¿números o personas?”, por Antonio Abarca.

Antonio Abarca.

Han sido muchos años observando desde una distancia moderada el trabajo exitoso que los funcionarios de Policía Nacional hacen diariamente, y en estas fechas, momento que empiezan aparecer sobre diferentes mesas solicitudes de condecoración de medallas al Orden al Mérito Policial, siempre me hago la misma pregunta ¿serán números o personas? ¿Serán justas?

Sentí el honor y orgullo de poder compartir numerosos años conociendo la institución, vi la actividad de sus funcionarios, el compromiso, su servicio y vocación, pero sobretodo la lealtad a España y los españoles. Muchas veces observo la agenda de mi móvil, más del 80% de mis contactos son funcionarios, reflexiono, ¿les recompensaran su trabajo?

He sido siempre leal a mis ideas y principios para la concesión de Medallas a la Orden al Mérito Policial oponiéndome a las decisiones arbitrarias, a la falta de transparencia y a la inexistente objetividad de la elección de los premiados, llegue a ver camareros, talleres, bares, asesores… en detrimento del personal operativo que, por el contrario, sí cumple con los requisitos exigidos para su concesión. Incompresible el olvidar aquellos policías que pusieron en grave riesgo su vida y mantendrán para el resto de sus vidas lesiones que condicionarán su salud y su movilidad de forma severa sin premiarles con cruces pensionadas que son merecidas y de justicia. Ya ni que decir tiene la cartera casi inexistentes de prestaciones sociales que carecen los funcionarios y sus familiares.

No quiero olvidar en las líneas de este primer artículo que escribo sean de recuerdo para aquellos policías nacionales y miembros de los CFSE que por diferentes circunstancia de la vida no se encuentran con nosotros y entregaron su vida en acto de servicio.

Vosotros, Policías Nacionales, debéis tener todo nuestro respaldo, cariño y apoyo por garantizar el cumplimiento de la Ley, de la Constitución y de las resoluciones judiciales. Os merecéis nuestro respeto y apoyo, porque garantizáis la unidad de España, las libertades y la dignidad de los españoles, todo aquello que define a nuestra democracia.

Debemos tener la aspiración en España, de vivir en paz, que significa ese dificil compromiso entre sentirse seguro y sentirse libre, que es sentirse persona, lo cual está en manos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Ha llegado el momento de que los progresistas se despojen de los prejuicios y proclamen su patriotismo, y debemos defender que la unidad de España no es otra cosa que la igualdad entre españoles.

No quiero finalizar este texto, sin recordar la frase que repitió un gran político para mi, en mi primer acto al que le acompañe decía: “mi admiración y mi respeto, no adulación, al policía, ya que, a éste no hay que agradecerle los servicios sino reconocérselos.”

Destacaba las “condiciones adversas” en las que trabajan en muchas ocasiones los efectivos de la Policía Nacional en un “difícil equilibrio entre la solidaridad y la firmeza”, sustentado sobre “unas profundas convicciones de servicio a los demás”.

Debemos tener como esencia de nuestros principios de gestión el reconocer y premiar, siendo esta una forma de afirmar nuestro compromiso con el bien común, una forma de promover el respeto y el reconocimiento de quienes contribuyen de forma destacada a mejorar nuestra sociedad.

3 thoughts on ““Policías nacionales, ¿números o personas?”, por Antonio Abarca.”

  1. Politico integro y gran persona que conoce la institución de primera mano, luchando por la misma y dignificandola en todas sus intervenciones. Palabras gratas a los policias que cada dia se juegan la vida por sus ciudadanos, gran articulo.

  2. Politico integro y gran persona que conoce la institución de cerca, apoyandola y dignificandola alli donde va, articulos como este apoyan a aquellos policias en su lucha diaria por la seguridad ciudadana y el bienestar social. Gran articulo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *