“Pantomima Austral”, por Nico Ferrando.

La Fundación Socialdemócrata presenta el último libro de Nico Ferrando, ´Tierno Galván, el mejor alcalde de Madrid´, hoy jueves en Ámbito Cultural

Hoy no se decide nada en Argentina. Este especie de costoso e inservible macro sondeo previos a unas elecciones, único en el mundo, está marcado por la inutilidad. Las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) nacieron de una derrota. En las legislativas de 2009, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner cayó derrotado en la emblemática provincia de Buenos Aires y por eso se instituyeron esta especie de pseudo primarias que son objeto de estudio en todo el mundo por su excepcionalidad . La ley sumó apoyos en todo el arco político y se aprobó por unanimidad mostrando esta terrible excepcionalidad mundial que constituye Argentina, que provoca prolongadas risas en el mundo desarrollado y democrático. Se hacen cosas sin un razonamiento necesario. Por suerte, como no hay infraestructura consular, que ese es otro tema, los residentes en el exterior no votamos en esta pantomima austral.

Conviene, no obstante, puntualizar a algunos de la docena de candidatos que tienen segura su proclamación esta noche. Para cualquier persona pensante y con un mínimo de conciencia estas PASO son solo un gasto innecesario. Una imitación cutre de las primarias norteamericanas. Una actuación de las malas en un teatro de segunda.

Mauricio Macri defiende su gestión marcada por la pobreza, la miseria, la sumisión a los lobbys internacionales y un incumplimiento generalizado de todas sus promesas. Como colofón, una ignorante y sectaria Patricia Bullrich velando por la seguridad que es una invitación a no visitar Argentina. Impresentable.

Lo de Cristina Fernández de Kirchner es, cuanto menos, de psiquiátrico. Se presenta a vicepresidenta para intentar preservar un peronismo que está desunido y que ya no es la respuesta a los problemas que tiene Argentina. El nuevo orden mundial exige no una contestación que no pase por la confrontación.

La tercera vía podría ser Roberto Lavagna pero ya no es creíble. Tampoco lo es el candidato del Frente de la Izquierda, el cordobés Nicolás del Caño, que ofrece soluciones anticuadas en un contexto internacional que ha cambiado. No obstante, desde España, el país en el que vivo hace casi veinte años, mi corazón estará siempre a la izquierda, porque esa izquierda constructiva que representan Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Pedro Sánchez es mi lugar en el mundo, un mundo seguro (No el de Bullrich), un mundo previsible (No el de los Fernandez), un mundo

redistributivo (No el de Lavagna) y un mundo que no es vengativo (No el de Nicolás del Caño).

Vaya panorama! No nos extrañemos, esto es Argentina, así que como dicen en los casinos: abran juego señores!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *