Miles de mutaciones podrían anular el efecto de las vacunas

Miles de mutaciones podrían anular el efecto de las vacunas

Existen cerca de cuatro mil mutaciones del coronavirus que provoca la Covid-19 en el mundo, lo que hace temer que las vacunas no sean eficaces. Se supo de la variante británica, o de Kent, hace un par de meses, mucho más transmisible, aunque no más agresiva.

Hace poco aparecieron las mutaciones sudafricana y brasileña, pero hay miles de más variantes. De hecho, la cepa británica ya está experimentando nuevos cambios genéticos “preocupantes” para los científicos.

Según los expertos, es normal y esperable que los virus evolucionen y muten. El problema podría surgir si las vacunas, que se desarrollaron a partir de las primeras ‘versiones’ del coronavirus, dejaran de ser eficaces antes las variantes.

En Reino Unido se ha puesto en marcha un plan para la detección masiva de la variante sudafricana, que ya ha experimentado también una mutación.

Por eso, Matt Hancock, ministro de Sanidad británico, ha instado a todos los mayores de 16 años a someterse a esas pruebas de detección. Incluso aunque se haya vacunado.

Con todo, el escenario es “optimista”, aunque haya que enfrentarse con “cautela” a los “desafíos que plantea la nueva variante”. Ya se ha vacunado a 9,2 millones de personas en Reino Unido. Se confía en que se habrá cumplido el objetivo de vacunar a los cuatro grupos prioritarios antes del 15 de febrero.

Pese a la incertidumbre, Nadhim Zahawi, ministro responsable del programa de vacunación británico, cree que “es muy poco probable que la vacuna actual no sea eficaz” en las mutaciones. “Especialmente cuando se trata de enfermedades graves y hospitalización”, añade a la cadena Sky News.

“Todos los fabricantes, Pfizer-Biontech, Moderna, Oxford-AstraZeneca y otros, están analizando cómo pueden mejorar su vacuna para asegurarse de que estemos preparados para cualquier variante”, explica el ministro.

Por su lado, Moderna y Pfizer aseguran que sus vacunas son eficaces frente a las mutaciones conocidas. No obstante, reconocen que la respuesta podría no ser tan efectiva. Aún no hay suficientes estudios y si el virus sigue evolucionando, la situación podría empeorar.

La clave está en que se trata de mutaciones y no de versiones completamente nuevas. De ahí que haya cierto optimismo. Ravi Gupta, profesor de la Universidad de Cambridge, apunta que las variantes mutan de manera parecida en vez de divergir. Esto es una señal de que el virus “tiene ciertas rutas favoritas, y podemos trabajar para bloquearlas con una vacuna”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.