Los relatos de Aina. “Escaleras”, por Aina Rotger.

Aina Rotger Carlón.

Subió la escalera pusilánime, sin poner mucha atención en cada zancada, despacio, zozobrando, volviendo atrás y adelante, arrastrando los pies, vacilante. Pero subió y fue ascendiendo hasta llegar al último escalón, y una vez allí se dijo ¿por qué no llamar al timbre?, y apretó el botón, y ella le abrió mirando por la mirilla, sorprendida.

Y así empezó una historia de amor a pesar de las dudas, fue el tiempo y las horas de paseos, cafés, de cama y sofá, de confidencias y espacio, de ceder y acordar de volar y vacilar. Y así volvió a subir las escaleras una y otra vez, con paso decidido y firme, vacilando de nuevo, enfadado, ansioso, despejado, sobrio, enamorado, acompañado o solo, contrariado y expectante, los escalones le vieron en abanico de situaciones y se convirtieron en la zancada de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *