La Audiencia Nacional investigará el asunto de Corinna

La Audiencia Nacional investigará el asunto de Corinna

Se abre una pieza separada del caso Tándem.
Diego de Egea, juez de la Audiencia Nacional, investigará los posibles delitos que se desvelan en las conversaciones grabadas a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, «amiga entrañable» del rey emérito Juan Carlos I, por el ex comisario José Villarejo Pérez y en las que también se reconoce la voz de Juan Villalonga, ex presidente de Telefónica.
Así, el ex comisario deberá declarar el próximo jueves en esta pieza separada que ha abierto el magistrado en el marco del caso Tándem después de el informe elaborado por la unidad de Asuntos Internos de la Policía y en el que se resumen las grabaciones de 30 terabytes qué se incautaron en los domicilios de Villarejo. Durante 25 años, el ex comisario grabó a jueces, políticos y empresarios, siendo detenido en noviembre acusado de presuntos delitos de blanqueo de capitales, cohecho y organización criminal.

Se precisará si el rey Juan Carlos gozaba de inviolabilidad entonces
Ignacio Stampa y Miguel Serrano, fiscales anticorrupción, aún no se han manifestado acerca del material que afecta al rey Juan Carlos y están considerando emitir un informe a María José Segarra, Fiscal General del Estado. Las investigaciones tratan de esclarecer si los testimonios de Corinna son veraces y están comprobando las fechas de los pagos de las supuestas comisiones para verificar si durante ese periodo el rey emérito gozaba de la condición de inviolabilidad.
Así, el juez De Egea determinará si las acusaciones de la princesa alemana pueden ser acreditadas como un presunto delito de cohecho internacional y blanqueo de capitales, en el caso de los supuestos pagos por la construcción del AVE a La Meca, en la que participó un consorcio de empresas españolas, entre ellas OHL y Renfe.

De las cintas se desprenden otros posibles delitos
Según fuentes de la investigación, en la grabación completa no sólo aparecen las palabras de Sayn-Wittgenstein con las que asegura que el Rey Juan Carlos la utilizó como testaferro para ocultar patrimonio en el extranjero y que tiene cuentas en Suiza, sino también otros posibles delitos relacionados con terceros y más actuaciones delictivas del propio Villarejo.
Los investigadores no saben si la grabación fue un “encargo” de uno de los clientes que el ex comisario tenía por sus actividades privadas como detective o por “blindarse” ante el Estado.  Alguna teoría apunta a una posible relación de negocios o intereses comunes de las tres personas de la grabación, Villarejo, Corinna y Villalonga.
El jueves, Félix Sanz Roldán, director del Centro Nacional de Inteligencia, comparecerá a petición propia ante la Comisión de Gastos Reservados del Congreso y explicará la actuación del servicio de inteligencia con la princesa germana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.