“Hay que blanquear a VOX”, por Nico Ferrando.

Nico Ferrando

Me van a criticar desde todos los lados, lo sé. A muchos no les va a gustar lo que digo, pero lo asumo con deportividad. Es lo que hay y necesito adaptarme a estos nuevos tiempos que se vienen porque, entre otras cosas, lo hemos decidido libremente nosotros democráticamente. Vox tiene más de 50 parlamentarios con el voto indiscutible de los españoles. Más de tres millones y medio de votos, casi nada.

Yo, personalmente, y como historiador, tengo la obligación de preguntarme cómo hemos llegado hasta aquí. ¿Vivo realmente con miles de personas que son autoritarias, machistas y excluyentes? Quiero pensar que no. Pero los datos están ahí y no se pueden solapar. Vox ha ganado con creces esta repetición de las elecciones que propició la izquierda por no entenderse, y con estos datos ya no sé de quién es la culpa de este escenario tan endiablado.

Ante el agravio que ya no puede ser ocultado, voy a ser el primero en plantear que hay: ¿Intento comprenderles o hago, lo que dice Pedro Sánchez, un cordón sanitario, cómo se hace en algunos países de la Unión Europea? Pues no, no me da la gana que en  mi país haya gente tan carca y quiero saber el motivo. Necesito saber por qué esta gente tiene tanta aceptación. Voy a hacer el esfuerzo, aunque me duela. Quiero confrontar con ellos y rebatir sus argumentos. Al odio se le combate con la dialéctica, no con más odio.

Hay que blanquear a Vox. Blanquear no quiere decir asumir sus tesis sino darle el estatus de interlocutor político válido. Apartarles y esconderlos no va a resolver el problema de fondo y creo que es una solución sencilla y mediocre a algo que es bastante más complejo. De hecho, Vox va a tener acceso a la Mesa del Congreso y a recurrir cualquier medida por sí solos al Tribunal Constitucional.

Yo soy inmigrante, homosexual y feminista. No me gusta esta distribución de fuerzas en el Parlamento pero también soy profundamente demócrata y creo que hay que respetar lo que han expresado libremente las urnas. Otra solución es un peligro y un camino hacia ninguna parte.

Como inmigrante, intentaré convencer a este amplio espectro de votantes que en un mundo cada vez más global y desigual hay que aceptar al diferente y creo que son mucho mejores las sociedades que se nutren de la inmigración.

Como homosexual, intentaré mostrar que mi forma de vida es igualo que la de cualquier persona heterosexual y considero que el Estado debe legislar en favor de las minorías.

Como feminista, me remitiré a las estadísticas oficiales que nos dicen que más de cincuenta mujeres mueren al año por la violencia machista y por eso es pertinente una política de género que proteja a las mujeres.

Vox ha sacado, a mi modo de ver, el resultado que ha tenido por Cataluña, constituido como un factor esencial para ello. Ha habido movilizaciones muy desafortunadas para propiciar esto. No creo que la ideología social de Vox haya calado en la población española, no creo que tanta gente sea contraria a la inmigración. Lo creo, de verdad. Habrá que pensar en preguntar a los votantes de Vox qué mensaje han querido decir. Con toda sinceridad: voy a escuchar a Vox, y habrá que blanquearles. ¡Qué remedio! ¡Ya no vale el cordón sanitario!

¡No pasará nada! ¡Habrá que entenderse!

1 thought on ““Hay que blanquear a VOX”, por Nico Ferrando.”

  1. A mi juicio el voto a Vox ha sido un voto emocional, del momento, aupado por las circunstancias coyunturales del país, es un voto que espero que sea recuperable para la democracia en unas próximas elecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *