¿Qué hacía el hijo de Trump reunido con una mujer del Kremlin?

El fiscal especial Mueller quiere saber el grado de implicación del propio presidente.
En el marco de la investigación de la trama rusa, que ahora se centra en la reunión que mantuvo el hijo mayor del presidente estadounidense Donald Trump en el verano de 2016 en Nueva York con una mujer cercana al Kremlin, el fiscal especial Mueller se interesa, no solo en el encuentro de sí mismo, sino en el grado de implicación del dirigente norteamericano en el comunicado firmado por Donald Junior -en la imagen- en el que se mentía sobre los motivos de esa reunión, lograr información perjudicial sobre Hillary Clinton en plena campaña electoral por la presidencia de los Estados Unidos. Aquel comunicado se preparó en el Air Force One. La Inteligencia estadounidense está segura de la injerencia de Rusia con el fin de favorecer la victoria de Trump frente a Clinton. El fiscal especial quiere esclarecer si hubo connivencia con el equipo electoral del presidente, para lo cual ya se ha interrogado a diversos miembros cercanos al mandatario y el propio Trump se ha ofrecido a declarar bajo juramento. El citado comunicado sería el punto central ante un posible delito de obstrucción a la justicia.
Cuando el Times estaba contrastando la información acerca de la reunión del hijo del presidente con Natalia Veselnitskaya en Nueva York, recibió el comunicado en el que se decía que solo se habló de un programa de adopciones de niños rusos por familias estadounidenses que ya no estaba activo. Tres fuentes anónimas aseguraron que fue elaborado, bajo la supervisión del presidente, por varios miembros de su equipo a bordo del avión presidencial.
Trump Junior publicó unos correos electrónicos poco después del comunicado y en ellos era evidente que la primera respuesta era falsa, ya que, en uno de ellos, la mujer se comprometía a aportar “información incriminatoria” sobre Hillary Clinton, afirmando que era “un nivel de información muy alto y sensible, pero es parte del apoyo de Rusia y su Gobierno a Trump”. El hijo del presidente aseguró que no hubo más reuniones. El asunto del encuentro implicaría, también, a Jared Kushner, yerno de Trump, y a Hope Hicks, directora de Comunicación de la Casa Blanca, ya que, según declarada Mark Corallo, portavoz del equipo legal, la joven directora tenía conocimiento de los correos, aunque estaba convencida de que “no saldrían a la luz”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *