Presentan el primer borrador del Pacto Mundial por los Refugiados

El próximo 13 de febrero comenzarán las negociaciones entre los Estados miembros de la ONU.
Con este pacto se pretende transformar el modo en que los países responden ante las crisis de refugiados cuando el número de personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares continúa creciendo. Así lo ha explicado el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, ACNUR, en la presentación del borrador cero del Pacto Mundial sobre Refugiados. Con él también se pretende dar respuesta a los vacíos del sistema internacional y dando apoyo a los países y las comunidades de acogida de un modo más previsible e igualitario. “Ante un nivel de desplazamiento forzado sin precedentes, es necesario un nuevo acuerdo sobre la gestión global de las crisis de refugiados”, ha dicho un Volker Türk, alto comisionado adjunto de Protección de ACNUR. “El pacto da cuerpo a un nuevo enfoque”, prosiguió Türk, “por el que los principales países de acogida, por lo general situados entre los más pobres del mundo, recibirán el apoyo robusto y continuado que necesitan, y en el que los refugiados podrán contribuir con las comunidades donde viven y trabajar en pro de su propio futuro”.
La Asamblea General de la ONU encargó a ACNUR desarrollar un Pacto Mundial sobre Refugiados e Inmigrantes en la Declaración de Nueva York, por la que 193 países se comprometían a crear un sistema global más justo. En el borrador que se presentó, se incluye el Marco Integral de Respuesta para los Refugiados, CRRF, desarrollado en el Anexo 1 de la declaración, así como un programa de acciones a fin de convertir las políticas en medidas concretas. El objetivo es el acceso de los refugiados a la educación, a medios de subsistencia, sistemas civiles de registro, servicios financieros y a Internet, y se busca la inversión privada y la financiación al desarrollo en las áreas de acogida. A partir de unos debates que tuvieron lugar en el segundo semestre de 2017, y mediante la aplicación del CRRF en varios países y ante determinadas situaciones, se ha podido elaborar este borrador cero. Ahora se debatirá entre los Estados miembros de la ONU en Ginebra desde febrero hasta julio de 2018 y en el que observarán ONGs y otros actores relevantes de todo el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.