Epidemia de cólera en Mozambique

Epidemia de cólera en Mozambique

138 casos detectados en dos zonas distintas.
Por parte del Gobierno de Mozambique se ha confirmado que en dos barrios de la ciudad portuaria de Beira, se han confirmado 138 casos de cólera. Esta ciudad es la más afectada por el ciclón Idai.

“Esperábamos esto y estamos preparado para estos. Tenemos médicos preparados en el lugar”, ha dicho Celso Correia, ministro de Tierra y Medio Ambiente de Mozambique.

No se han confirmado fallecimientos por el cólera en ningún hospital. Fuera de hospitales hay dos fallecidos con síntomas como la deshidratación y la diarrea, ha trasladado Correia.

En las zonas afectadas por el paso del ciclón Idai se pondrá en marcha una campaña de vacunación, tal como ha informado la Organización Mundial de la Salud, después de que se confirmaran los cinco primeros casos.

Mientras, el Instituto Nacional de Gestión de Desastres ha trasladado que el balance de fallecidos asciende a 493, contra los 468 fallecidos de los cuales se había informado al principio. 738 personas han muerto por el ciclón en Mozambique, Zimbabue y Malaui, además de cientos de desaparecidos.

Más de 7.000 kilos de material para hacer frente al desastre y poder prestar atención médica y sanitaria a más de 10.000 personas de la región de Beira a lo largo de los tres meses próximos, han sido enviados por Médicos del Mundo.

Según ha dicho la ONG a través de un comunicado, se han enviado 6.500 kilos de material y equipamiento médico además de medicamentos, material para prevención y tratamiento del cólera. Otros 800 kilos de equipamiento logístico, equipos de tratamiento y saneamiento de aguas y tiendas de campaña para los equipos sanitarios.

Por su parte, el Comité Internacional de la Cruz Roja ha mostrado su preocupación por el modo en que se está gestionando el asunto de los cadáveres. Stephen Fonseca, especialista forense del CICR, ha señalado que el “desafío” que se están encontrando cuando llegan a localidades remotas que han estado aisladas es que “las sepulturas están a un nivel muy superficial”.

“No se trata tanto de una sepultura, sino más bien de un conjunto de plantas y escombros que las personas ponen para cubrir los restos humanos”, ha dicho. “En poco tiempo, el viento, la lluvia y el agua podrían moverlos, por lo cual esos restos quedarán al descubierto y requerirán una sepultura más permanente”, ha avisado.

El Comité Internacional de la Cruz Roja ha insistido en que todavía hay muchos cuerpos por recuperar en Mozambique. Las autoridades de Dombe trabaja conjuntamente con el forense del Comité, en la provincia de Manica, que ha sido una de las zonas más atacadas, para contabilizar a las personas fallecidas, a pesar de que en muchas zonas el acceso no es posible todavía.

Fonseca en coordinación con las autoridades trabaja en zonas remotas para gestionar los cadáveres de un modo digno, como mediante la documentación de los restos y la realización de enterramientos identificados para que las familias puedan pasar el duelo. Del mismo modo, el Comité ha donado a las autodefensas bolsas para los cadáveres de Mozambique y Zimbabue.

“Las comunidades que se encuentran aisladas recurren a agua sumamente contaminada”, ha apuntado el organismo a través de un comunicado, subrayando que “esta situación, combinada con las inundaciones generalizadas y el saneamiento deficiente, crean un terreno fértil para los brotes de enfermedades, incluido el cólera”. “Los casos de malaria también podrían aumentar, ya que las personas viven cerca del agua estancada”, ha avisado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *