Editorial “Navidad (pasan cosas)”

Anoche, mientras teníamos la familiar y entrañable cena de Nochebuena, alguien dijo que en Navidad lo único que sucede es ese tipo de encuentros. Que hasta los periódicos paran sin noticias que reseñar.
Menos Diario Progresista, que está abierto todos los días del año, porque ni en Navidad dejan de suceder noticias. Y mucho menos este director, ahora ya 25 de diciembre de madrugada, deja de dirigirse a ustedes para desearles lo mejor.
En Navidad el barco de Cristobal Colón encalló en arena en una isla que bautizó como La Española y, allá por 1492, construyó un campamento que llamó… Navidad. Como no podía llamarse de otra manera.
Porque en Navidad nació Isaac Newton (1642) y murió Joan Miró (1983). Y es que el reloj no entiende de calendarios, ni de fechas, sino que marca la hora sin pensar a quién se lleva por delante y a quién ve nacer.
A Tim Berners-Lee no se le ocurrió otra cosa que presentar un día de Navidad su sistema WorldWideWorld, inaugurando una revolución que se ha convertido en paradigma habitual en nuestras vidas.
El día de Navidad de 1990 Gorbachov presentó su dimisión cuando un grupo de borrachos decretaron a sus espaldas el fin de la Unión Soviética. Y ahora Yeltsin tiene un lugar en la historia y un homenaje en las destilerías.
Así que en Navidad, tengan cuidado, suceden cosas. Muchas cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.