Bauzá se va del PP… ¿a Vox?

Bauzá se va del PP... ¿a Vox?

En los últimos meses había mantenido enfrentamientos con la nueva dirección del partido en Baleares.
A través de una carta a los medios de comunicación, José Ramón Bauzá, ex presidente del Govern balear, ha anunciado que se da de baja como militante del PP y que renuncia a su acta como senador del Grupo Popular por Baleares. En la misiva también acusa al partido de haber sido en Baleares quien “ha sembrado y regado un nacionalismo que la izquierda no ha necesitado más que explotar”.

“Con esta dolorosa carta pongo fin a más de 20 años de militancia en el Partido Popular”, comienza el escrito, en el que expone los motivos de su marcha. Llegó al Senado en 2015 y recientemente venía manteniendo enfrentamientos con la nueva dirección del PP autonómico que dirige Biel Company, sobre todo por la cuestión de la política lingüística.

También fue alcalde de Marratxí y en la misiva dice haber defendido “hasta la extenuación” la unidad de España, el liberalismo y “la descatalanización de Baleares”, punto en el que hace hincapié y que es lo que le ha “llevado a tomar la dolorosa decisión”. Aunque cree que el PP ha sido “una formación determinante en los éxitos de España como nación, en clave autonómica ha habido muchas sombras en su gestión y en sus planteamientos ideologicos”.

Así, Bauzá hace alusión, a lo largo de cuatro páginas, a las políticas que el PP en Baleares ha ido aprobando y comienza por la inclusión en el Estatut d’Autonomia del catalán como lengua oficial de Baleares porque, dice, eso “obvia” las modalidades lingüísticas de las islas.

Indica que fue el Partido Popular el que fijó el Decreto de Mínimos por el que se garantizaba “durante tantos años el modelo de inmersión lingüística en catalán en las escuelas” o la Ley de Normalización Lingüística, “que obligaba a utilizar el catalán frente al castellano en la Administración Pública”.

El ex presidente balear señala que durante su gobierno trató de “revertir años de catalanización de Baleares”. El “germen” de ello fue “desgraciadamente, producto de las decisiones y la legislación del PP”. En cambio, cuando dejó la presidencia de los populares regionales en mayo de 2015 después de las elecciones autonómicas, “el nuevo PP balear defendió que las decisiones tomadas debían ser un paréntesis a olvidar” y “literalmente las denominaron como errores ideológicos propios de extremistas”.

También lamenta algunas declaraciones públicas de Company, en especial unas en Catalunya Radio en que “llegó a definir la política lingüística en defensa del castellano como un asunto extremista y muy sentimental que había sido un error tocar porque todo el mundo tiene líneas rojas”.

Según el ya ex senador, el PP actual “defiende que es justificable que el catalán sea requisito en el acceso a la función pública”, algo que ha contribuido a su decisión de abandonar la formación conservadora. Señala que Mateo Isern, entonces alcalde de Palma, impulsó esa doctrina durante su mandato “en contra” de sus “instrucciones”.

También critica de su ex partido que los concejales votaron a favor de mociones para dar subvenciones a “los comercios” que “cambiaran sus rótulos de castellano a catalán”, que sostengan “que no existe adoctrinamiento en Baleares” o que nadie del Govern balear fuera “a la masiva manifestación del 8 de octubre en Barcelona” o a actos sectoriales contra el nacionalismo porque, dice, “no interesa la foto” y “les perjudica que les metan en esos líos”. “Con estas decisiones, el PP va a ser un actor fundamental en provocar que Baleares acabe en la misma situación que Cataluña”, advierte.

Bauzá asegura que creyó en el proyecto de Pablo Casado, “pero desgraciadamente, al menos en el caso de baleares, sus palabras y sus acciones van en caminos opuestos”. En ese sentido, recordó las declaraciones de Margalida Prohens, la vicepresidente y portavoz adjunta parlamentaria, diciendo “hace no mucho en rueda de prensa que Pablo Casado conoce perfectamente la línea regionalista de Company y no la cambiará”.

En consecuencia, cree que “ha llegado la hora de dar un paso al lado, renunciar a mi acta de senador y seguir defendiendo lo mismo desde la sociedad civil, en calidad de ciudadano que se gana honradamente la vida como farmacéutico en Mallorca”. También, que no puede “seguir perteneciendo a un partido” que le es “imposible votar”, deseando al presidente nacional de su ex formación “la mayor de las suertes” en la “regeneración del PP”. Finaliza asegurando que “para defender a una España de ciudadanos libres e iguales, liberal, unida y de futuro”, podrán siempre contar con él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.