Asturias pide un confinamiento domiciliario

Asturias pide un confinamiento domiciliario

A pesar de que la situación epidemiológica en Asturias es de las menos malas en España, el Gobierno del Principado va a pedir al Ministerio de Sanidad un confinamiento domiciliario “suave”. Su duración sería de quince días y parecido al de la fase 1 de la desescalada.

El comité de seguimiento de la Covid-19, que se reunió ayer, decidió aplicar el cierre de toda actividad económica no esencial en Asturias. Asimismo, se establece un toque de alarma a partir de las 22:00 horas. La resolución se publicará mañana para entrar en vigor el miércoles.

Será sanidad quien apruebe el confinamiento domiciliario puesto que, como ha explicado Pablo Fernández, consejero de Salud asturiano, el Ejecutivo regional no tiene competencia en esa materia. “Si estuviese en su capacidad, el Principado estaría decretando ya el confinamiento domiciliario”, señaló.

“Mientras tanto, no podemos esperar y ponemos en marcha una resolución que entrará en vigor el miércoles que se basa en que salgamos lo mínimo posible de nuestros domicilios: ir a trabajar, ir a los estudios e ir a comprar”, añadió.

El socialista Adrián Barbón, presidente de Asturias, ha hecho hincapié en que “no es un confinamiento radical puro y duro”, como el de primavera. Más bien, explicó, uno es similar al de la fase 1 de la desescalada, que permitía “cierta movilidad”.

El departamento que dirige Salvador Illa, en palabras del Barbón, “comparte con el Principado las medidas adoptadas”. En ese sentido, se refirió a otros países en los que ya se han adoptado medidas como ésta. “Se busca esencialmente reducir contagios y movilidad”, reiteró.

Retroceso a la Fase 1 en Asturias

Así las cosas, Rafael Cofiño, director de Salud Pública, detalló cuáles son las actividades que echaron el cierre durante quince días. Se mantiene la educación no universitaria, que sí cierra. Tampoco levantaran la persiana las actividades comerciales no esenciales.

Se mantienen abiertos los comercios de alimentación, bebidas, artículos de primera necesidad, farmacias y parafarmacias. Ópticas, prensa y revistas, estancos, ITVs, talleres, tintorerías, lavanderías, peluquerías o establecimientos de equipos tecnológicos y recogida de comidas podrá mantenerse abiertos.

Por el contrario, se suspende la actividad de negocios minoristas, a excepción de los esenciales, así como las tiendas en grandes superficies y centros comerciales. Igualmente, queda suspendida la actividad presencial universitaria, los congresos, reuniones, seminarios, conferencias, espectáculos públicos y recreativos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.