25 de noviembre: el que lo provocó, en El Pardo y Franco, a República Dominicana

No esperes a llevarle flores al cementerio, apóyala y denuncia. Las flores, en vida.

Por Paloma Mª García Zúñiga.
25 de noviembre, Día contra la violencia de género. ¿Pero por qué se instituyó en esa fecha?
El 25 de noviembre de 1960 eran asesinadas en República Dominicana las hermanas MIRABAL, MINERVA, PATRIA Y MARÍA TERESA. Las tres hermanas, conocidas como “las mariposas” se convirtieron en un símbolo de la lucha contra la violencia de género.

El dictador RAFAEL TRUJILLO MOLINA, ejercía como Generalísimo de los Ejércitos Nacionales de la Republica Dominicana. Los 30 años de su dictadura son considerados como la etapa más sangrienta de América Latina. Ferviente católico, quiso que en las iglesias se leyera “Trujillo en la Tierra, Dios en el Cielo” y creyente de esa similitud se apropió de los bienes terrenales de sus “súbditos”, llegando a acumular una fortuna de cerca de 800 millones de dólares; fue uno de los seis hombres más ricos del mundo.

A pesar de ser el responsable de la muerte de más de 50.000 personas, mientras estuvo vivo fue, galardonado con multitud de condecoraciones, incluso le recomendaron para el Premio Nobel de la Paz. El Papa Pío XII le otorgó la Gran Cruz de la Orden Piana; no es coincidencia que la Iglesia católica disfrutara de grandes privilegios. Una vez el muerto en el hoyo, incluso sus ejecutores fueron declarados héroes nacionales y les erigieron un monumento en su honor.

Cuando Trujillo consiguió el poder, la familia de las Mirabal perdió toda su fortuna y las hermanas decidieron participar activamente en un grupo de oposición al régimen. Minerva, que lideraba junto a su esposo el Movimiento Patriótico 14 de junio, fue la más conocida, pero las tres hermanas estuvieron en la cárcel en varias ocasiones, fueron violadas y torturadas por sus actividades revolucionarias. Se dice que tiempo antes Trujillo había intentado seducir a Minerva, pero fue “la joya que nunca consiguió poseer, que no pudo doblegar a pesar de las torturas, que no pudo callar a pesar de matarla”.

En mayo de 1960, ellas y sus maridos fueron condenados a tres años de prisión por “atentar contra la seguridad del estado”. En agosto de ese mismo año, solo ellas fueron puestas en libertad, dentro de un plan organizado para terminar definitivamente con las hermanas. Cambiaron de cárcel a sus maridos acercándoles a su domicilio para que ellas pudieran viajar con más asiduidad a visitarles. No se trataba de una buena intención, sino de una estrategia. En varias ocasiones, los asesinos truncaron sus planes ya que ellas viajan con sus hijos. Pero aquel 25 de noviembre ellas viajaban solas, su último viaje.

Las tres “mariposas” fueron cruelmente asesinadas a golpes. Sus destrozados cuerpos fueron introducidos en un coche que tiraron a un barranco para intentar simular un accidente de tráfico. Pero la causa estaba muy clara: asesinato y el culpable que lo ordenó también; el dictador Rafael Leónidas Trujillo.

Las tres hermanas Mirabal, “las mariposas”, están enterradas junto al marido de Minerva (también fusilado posteriormente) en Ojo de Agua, en la ciudad de Salcedo. Un lugar de homenaje a las hermanas, convertido en museo con biblioteca, librería y tienda de recuerdos. Monumento a la libertad y contra la violencia hacia las mujeres.

Su asesino, el dictador general Rafael Leónidas Trujillo Molina, acabó su vida de la misma manera que él había ordenado tantas veces: ejecutado.

El 30 de mayo de 1961, el coche en el que viajaba sufrió una emboscada y fue ametrallado. El general Antonio Imbert Barrera, le disparó el último y certero disparo en la barbilla –“El único modo de librarse de él era matándolo” (declaraciones de Imbert a la BBC)-

La familia del dictador intentó sacar el cadáver del país y huir en su yate, pero se lo impidieron. Los seguidores del dictador le realizaron un gran entierro con todos los honores hasta la localidad de San Cristóbal donde fue enterrado por 1ª vez.

Tiempo después, la dictadura entró en declive y por la presión popular la familia del dictador escapó del país con los restos de Trujillo. Este fue enterrado por 2ª vez en el Cementerio de Pere-Lachaise de París.

En diciembre de 1969, los restos fueron trasladados por su tercera mujer y enterrados por 3ª en el madrileño cementerio de El Pardo. ¡¡Donde mejor que en una España fascista gobernada por otro dictador!!

Los restos del dictador permanecen enterrados junto a los de uno de sus hijos. Trujillo contrajo matrimonio tres veces y también tuvo hijos de sus relaciones extra matrimoniales. Su panteón llama la atención por su mármol negro y las dos grandes columnas que lo franquean, tiene una sola inscripción: “Familia Trujillo”. El cementerio municipal de El Pardo parece la última morada de los que se encuentran “a la derecha, al fondo, al fondo”, incluido el panteón que el entonces ayuntamiento regaló a la familia Franco, con la finalidad de que nuestro dictador fuera enterrado allí, como ya lo fue su mujer.

El asesinato de “las mariposas” no quedó en el olvido. En 1981, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe aprobó conmemorar la fecha en la que fueron asesinadas las hermanas Mirabal. En 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas asumió esta conmemoración, invitando a los gobiernos y demás estamentos a desarrollar actividades encaminadas a sensibilizar a los ciudadanos sobre la violencia contra la mujer.

En España, desde 2003 se realizan estadísticas de las mujeres fallecidas por violencia de género. Son 971 las mujeres asesinadas por “los hombres que decían amarlas”. Desde 2013, oficialmente, han sido asesinados 27 menores por Feminicidio, aunque se estima que realmente son 83.

El 25 de noviembre debemos salir a la calle y unirnos a las manifestaciones convocadas contra la violencia hacia las mujeres, pero es más importante aún que en nuestra vida diaria, en nuestros trabajos, con nuestros grupos de amistad, en el vecindario… mantengamos TOLERANCIA CERO, contra los maltratadores.

Es curioso las coincidencias en esta semana: los huesos del dictador que provocó la conmemoración del DÍA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO acabaron fuera de su país acogidos por el entonces dictador de España y cuyo aniversario de muerte también coincide con la decisión del Gobierno de exhumarlo del “Valle de la dictadura” y cuya primera idea fue trasladarlo precisamente al Cementerio Municipal de El Pardo, donde ya se encuentra el otro dictador. ¿Y si nos correspondieran a nuestra aquella hospitalidad y se llevaran a la República Dominicana los restos de nuestro dictador?

Son muchas las cuestiones en las que deberíamos aplicar TOLERANCIA CERO. Hoy hemos recordado cómo surgió la conmemoración del día 25 de noviembre, pero no olvidemos el motivo ni un solo momento de nuestros días: TOLERANCIA CERO A LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.