Merkel, contra la subida del precio de la vivienda

Merkel, contra la subida del precio de la vivienda

La intención es proteger a las familias con menos recursos.
Se ha acordado, entre el Gobierno de Ángela Merkel y sus socios socialdemócratas, un paquete de medidas de carácter social para proteger a las familias más desfavorecidas y evitar la subida del precio de las viviendas en Alemania.

“Queremos llevar a cabo un gran esfuerzo para lograr nuestro objetivo de construir más casas”, ha dicho Merkel en Berlín este viernes al finalizar una cumbre de vivienda a la que también asistieron grupos inmobiliarios. “Esta es una de las cuestiones sociales más importantes”, ha apuntado.

A través de un documento redactado por el Ejecutivo se informa de una serie de medidas que tienen el fin de frenar la subida de los alquileres y la intención de construir hasta 1,5 millones de viviendas nuevas con el objetivo de frenar la escalada de precios.

“Necesitamos más vivienda asequible”, ha dicho Olaf Scholz, ministro socialdemócrata de Finanzas.

El Gobierno de coalición se ha comprometido a desembolsar unos 5.000 millones de euros hasta 2021 para la construcción de más de 100.000 viviendas sociales, contemplando, además, ayudas y desgravaciones. Unas prestaciones de hasta 12.000 euros por hijo a la adquisición de vivienda y desgravaciones para las empresas que construyan edificios para destinarlos al alquiler.

También se prevé, para las familias con bajos ingresos, la concesión de ayudas para alquilar, además de fijar un límite al incremento que un propietario puede cobrar en el precio a un inquilino a la hora de firmar un contrato nuevo.

El Gobierno pretende dar solución a uno de los problemas más graves de Alemania con este paquete de medidas.

Este es el segundo intento que ha hecho el Ejecutivo para frenar el ascenso de los precios de la vivienda. En 2015 se hizo a través de una ley socialdemócrata que ponía límite al incremento del precio de los alquileres, pero que ha resultado ineficaz.

Según la opinión pública, uno de los temas prioritarios de debe ser abordado es precisamente el precio de la vivienda, junto con otros, como el cuidado de personas mayores, la pobreza infantil o las pensiones.

El precio de la vivienda lleva años disparado en las principales ciudades alemanas. Por ejemplo, en Berlín, subieron los precios de compra una media de 15,6% de 2016 a 2017, tal como indican los datos recogidos por la Asociación Alemana de Bancos. Según otros datos, los alquileres subieron un 104%.

Una media de 7,99 euros el metro cuadrado fue lo que subió el alquiler en Alemania. Pero en grandes ciudades, como Múnich, se disparó a 16,65 euros por metro cuadrado, según los datos de los organismos oficiales. También se pone de relevancia que en el país hacen falta dos millones de nuevas viviendas con precios asequibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.