El Consejo de Europa denuncia el abandono de niños no acompañados en Ceuta y Melilla

El Consejo de Europa denuncia el abandono de niños no acompañados en Ceuta y Melilla

Las devoluciones en caliente siguen ocurriendo a pesar de los “pasos positivos dados.
Un informe emitido por el Consejo de Europa avisa a España de que todas las personas que entren en territorio español, incluso a través de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, están protegidas contra la devolución y expulsiones colectivas y deben tener acceso a un procedimiento real de asilo que sea justo y eficaz.

En ese informe se aclara que los extranjeros que para entrar en el país utilicen las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla, y son interceptados, están siendo devueltos “sin ser identificados, atender sus necesidades o darles la posibilidad de solicitar asilo”.

En esta dirección, señala que las “devoluciones en caliente” siguen teniendo lugar, a pesar de que se han dado pasos en sentido positivo para contar con oficinas de asilo en Ceuta y Melilla.

Tomá Boek, representante especial del secretario general del Consejo de Europa para la Migración y los Refugiados, estuvo al mando de una misión de investigación en España entre el 18 y el 24 de marzo de 2018.

Su conclusión fue una valoración positiva en referencia a las condiciones de acogida en la Península, pero advierte que las instalaciones de las ciudades autónomas están “saturadas”, incluidos los centros de menores.

Menores no acompañados
El informe hace alusión, de forma específica, al alojamiento de menores no acompañados y que se tomen “medidas inmediatas” para asegurar su alojamiento y en condiciones apropiadas.

“Docenas de niños no acompañados en Melilla y Ceuta se han caído del sistema de protección, viven en las calles e intentan subir a bordo de los transbordadores que se dirigen a tierra firme”, señala el informe.

Boek también destaca que es necesario reducir la acumulación de solicitudes de asilo y hacer frente a los retrasos de los procedimientos de asilo.

Tal como reconoce el Consejo de Europa, España es un destino clave y un país de paso de migrantes, sobre todo en los últimos tres años. Por ello, las solicitudes de asilo han aumentado de forma considerable. Es más, este verano se ha convertido en un puerto de entrada obligada a Europa para aquellos que utilizan la ruta del Mediterráneo.

Reconoce, además, que España ha hecho “importantes inversiones” para aumentar los controles fronterizos de Ceuta y Melilla, que son los pasos terrestres hacia la UE desde el continente africano.

La gestión de los flujos migratorios es un desafío
“Gestionar los flujos migratorios”, afirma Boek, “es un desafío para todos los estados miembros, incluida España. Sin embargo, es posible que las respuestas concilien el control fronterizo y la seguridad, por un lado, y la protección de los derechos humanos de los migrantes y refugiados, por otro lado, en cumplimiento de las normas del Consejo de Europa”.

El objeto del informe es pedir una reflexión sobre cuál es la forma eficaz para gestionar la migración irregular. “El retorno de migrantes en situación irregular es un desafío no sólo de España, sino también del conjunto de la UE, dado que aquellos que no son susceptibles de recibir protección internacional y no pueden ser devueltos a sus países de origen tienen la posibilidad de circular libremente en los estados de la UE”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.