¿Y para qué firman un nuevo Tratado de Amistad Merkel y Macron?

¿Y para qué firman un nuevo Tratado de Amistad Merkel y Macron?

En 1963 suscribieron el Tratado del Elíseo para acercar a ambos países tras la Segunda Guerra Mundial.
Emmanuel Macron, presidente de Francia, y Angela Merkel, canciller de Alemania, firmaron ayer el llamado Tratado de Aquisgrán por el que se conjuran a afrontar los nuevos desafíos, entre los que destacan el auge del populismo y el nacionalismo en Europa. Hace 56 años suscribieron ambos países el Tratado del Eliseo para acercar a ambas naciones después de la Segunda Guerra Mundial.

Ahora, los dos países pretenden estrechar vínculos en aspectos como la economía, política exterior, seguridad, educación, cultura, investigación y medio ambiente, una ceremonia en la que ambos líderes se han presentado bajo una alianza política decisiva en el contexto concurso de la Unión Europea.

De hecho, la canciller alemana ha defendido “una nueva orientación” en la cooperación francoalemana para afrontar los nuevos desafíos, a la vez que el presidente francés han calificado como indispensable la alianza entre ambos países porque “ningún éxito europeo se puede construir de forma aislada”. “Por eso este tratado es esencial”, subrayó.

Aunque con ciertas discrepancias en algunos aspectos, sí hay acuerdo en cuanto, por ejemplo, a la defensa del Ejército europeo, cómo ha defendido Merkel al hablar de “una cultura militar y de una industria armamentística” común, al igual que ambos optan por una “cláusula de defensa mutua” si son agredidos, siguiendo un modelo parecido al de los Estados miembros de la OTAN.

Ahora, los parlamentos de Francia y Alemania deberán aprobar el tratado para que entre en vigor. Marine Le Pen, en el caso de Francia, ha manifestado su desacuerdo por considerarlo una cesión de la soberanía nacional por parte del Gobierno francés.

En la ceremonia participaron Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y Donald Tusk, máximo responsable del Consejo Europeo, defensores de la “solidaridad y la unidad” como muestra de las herramientas para avanzar. Este último advirtió de que “Europa necesita una clara señal de París y Berlín de que el esfuerzo de la cooperación en pequeños formatos no es una alternativa a la cooperación de todos en Europa”.

Así, hizo hincapié en que es necesario recuperar la confianza en la integración europea frente a los detractores del bloque “tanto dentro como fuera de Europa” y recordó a Pawel Adamowicz, ex alcalde de Gdansk, que fue asesinado durante un concierto, y por el que gracias a personas como él “existe Europa”. “Francia y Alemania necesitan a Europa en la misma medida que Polonia, Lituania, Bulgaria e Irlanda”, remarcó.

El nuevo acuerdo “no excluye a nadie”, han querido resaltar desde París y Berlín, sino que es “una invitación” para que otros se unan en la colaboración estrecha en distintos aspectos. De este modo, las embajadas de los dos países en España han querido subrayar en un comunicado conjunto que el acuerdo “puede ser el núcleo de una profundización aún mayor en la cooperación europea, ya que trata de la cooperación y la cohesión europeas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.