La violencia vuelve al Úlster

La violencia vuelve al Úlster

A pesar de los insistentes llamamientos a la calma, la violencia se ha apoderado de las calles del Úlster en los últimos días. Los distintos sectores de la sociedad ven con alarma la presencia de jóvenes en los actos violentos. Incluso se han involucrado menores de 12 años de edad.

Tanto en Belfast, la capital de Irlanda del Norte, como en Londonderry se han registrados violentos disturbios. En ellos han resultado heridos hasta 32 agentes de Policía. El pasado domingo, el lanzamiento de cócteles molotov provocó heridas a cinco policías.

Asimismo, en la zona de Waterside de Londonderry, los violentos incendiaron un coche este lunes. Se sospecha de 20 jóvenes a los que se les vio en el lugar donde se encontraba el vehículo.

Además, se han producido incidentes de gran violencia en Carrickfergus, cerca de la capital del Úlster.

A su vez, bandas leales a Reino Unido, con las cabezas tapadas por máscaras, marcharon por las calles de toda Irlanda del Norte. Destacan las marchas en Portadown, Ballymena y Markethill.

Por su lado, el Servicio de Policía ha pedido a los líderes comunitarios que pongan fin a los disturbios. Incluso Emma Little-Pengelly, ex diputada del Partido Unionista Democrático, ha hecho un llamamiento para que paren los incidentes.

La ahora asesora especial de Arlene Foster, ministra principal de Irlanda del Norte, ha instado en Twitter a manifestar las preocupaciones “de manera democrática”.

A su vez, los obispos de la Iglesia de Irlanda a los llamamiento en pro de la paz y han pedido que “cese inmediatamente” la violencia.

En los últimos meses ha crecido la tensión en el Úlster a causa de los acuerdos comerciales tras el Brexit. La situación llegó a su momento álgido por la negativa de la Policía a procesar a 24 políticos del Sinn Féin que asistieron a un funeral.

Sucedió la semana pasada, cuando estos políticos del ex brazo político del IRA vulneraron las medidas decretadas por el Gobierno británico para frenar la epidemia.

A aquel acto en memoria de Bobby Storey, antiguo miembro del IRA, asistieron alrededor de 2.000 personas. Entre ellas figuraba Michelle O’Neill, vice primera ministra de Irlanda del Norte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.