Villarejo quiso destruir a Esperanza Aguirre por ayudar a Rajoy

Villarejo quiso destruir a Esperanza Aguirre por ayudar a Rajoy

Nuevo episodio de las grabaciones del ex comisario José Manuel Villarejo. Esta vez a cuentas de Esperanza Aguirre. Se personó en los tribunales contra ella por el incidente de tráfico que la ex presidente madrileña tuvo en la Gran Vía en 2014.

El relato de estos hechos lo recoge un oficio que se incluye en el sumario del caso Kitchen, la séptima pieza de la macrocausa Tándem. Siempre según Villarejo, el propio Mariano Rajoy le habría hecho un encargo.

Así, era en relación al altercado que Aguirre protagonizó en abril de 2014 cuando iba a ser multada por la Policía Municipal. Había estacionado su vehículo en el carril bus de la madrileña calle de Gran Vía. La ex presidente, sin más, se marchó del lugar después de arrollar la moto de uno de los agentes.

El asunto llegó a los tribunales. La Policía Municipal envió el atestado policial y la Audiencia Provincial de Madrid llegó a calificar lo sucedido como un posible delito de desobediencia. Finalmente, ya en 2015, la causa se archivó.

En una charla con Adrián de la Joya y Alberto Pedraza, sus socios, en 2017 el ex comisario les contó que “Rajoy quería cortarle la cabeza”. Por ese motivo montó a Aguirre ese “tinglado” con el fin de “meterle por delito”.

Villarejo utilizó el ‘tinglado’ para librares del jefe de Asuntos Internos

Posteriormente, José Manuel Villarejo quiso apartar a Marcelino Martín Blas, enemigo suyo, como jefe de Asuntos Internos. Para ello, trasladó al abogado Javier Iglesias, persona de confianza del entonces presidente del Gobierno, que si no quitaban a Martín Blas del departamento, levantaba el pie a la ex presidente.

Así, incluso, menciona que “un día empiezan las hostias con el Marcelino y digo: dile al tonto polla del Asturiano que o me quitan al Marcelino o le levanto el pie a la Esperanza”.

En la grabación, en la que se escucha la versión del ex comisario, éste presiona a Iglesias y da un plazo de 24 horas para apartar a Martín Blas. De no hacerlo, retiraría la acusación. No esperó más. Iglesias habría sido contratado por el propio Villarejo para personarse en el proceso.

Siempre según el ex comisario, apuntó que no le importaba cómo quedara el abogado. “A mí me suda la polla como quedes tú. Me tenéis hasta la polla. Y al día siguiente lo quité de abogado del tema de Esperanza”.

La amenaza no surtió efecto, por lo que Villarejo recurrió, entonces, a Francisco Martínez, entonces secretario de Estado de Seguridad, e implicado en el caso Kitchen. Volvió a amenazar diciendo que o le quitaban de encima a Martín Blas o “al asturiano [Rajoy] me lo llevo por delante”. “Y al día siguiente, Marcelino a tomar por culo”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.