Villarejo dinamita la fusión BBVA-Sabadell

Villarejo dinamita la fusión BBVA-Sabadell

La larga sombra del ex comisario José Manuel Villarejo llega hasta las fusiones bancarias. En esta ocasión hasta la del BBVA y Banco Sabadell, unas negociaciones finalmente rotas. El asunto tenía varias vertientes y en una de ellas intervenía directamente la cuestión de Villarejo.

El juez de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, investiga los supuestos encargos que Francisco González, ex presidente del BBVA, habría hecho al ex comisario.

Uno de los problemas que ha encontrado la negociación entre ambas entidades era la forma de pago. Mientras que el banco que preside Carlos Torres prefería hacerlo en metálico, el que dirige Josep Oliu opta por el canje de acciones.

Esto último no es del agrado de la ejecutiva de la entidad vasca, especialmente desde que aumentaron los rumores de que Oliu quería una vicepresidencia.

Si finalmente Torres es imputado por el caso Villarejo, el presidente del Sabadell se convertiría en el máximo responsable de la entidad resultante de fusionarse.

Además, el banco catalán quería incluir en el precio el riesgo para el BBVA si se llegaba a ese extremo, puesto que el valor de éste caería. Es decir, que la entidad de Torres pagara más.

Llegado a este punto, la entidad vasca no estaba por la labor de una jugada que beneficiaría sustancialmente al Sabadell.

A ello se une la baja oferta de la que el BBVA partía. Estaba dispuesto a pagar una prima del 30%, lo que habría supuesto parar alrededor de 2.500 millones de euros.

Estos menos de una cuarta parte del valor en libros del Sabadell (11.200 millones de euros). Es una cifra muy por encima de la que tenía en Bolsa el 13 de noviembre, fecha que los negociadores tomaron como referencia. Entonces, era de 1.913 millones de euros.

También se suma que el pago en metálico quedaba descartado por parte de la cúpula del banco catalán porque varios consejeros se quedarían sin cargos.

A todo ello hay que añadir que cinco miembros del consejo administración del Sabadell son, a su vez, accionistas. A 31 de diciembre de 2019 detentaban el 3,76% del capital, según figura en la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Demasiado dinero en juego por una operación con mucho riesgo si, llegado el caso, se depreciaran las participaciones del BBVA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.