Vergüenza mundial: se suspende el Brasil-Argentina por cuestiones sanitarias

Vergüenza mundial: se suspende el Brasil-Argentina por cuestiones sanitarias

Estupor. Es lo que vivió el fútbol mundial, y en particular el brasileño y argentino, por la suspensión este domingo del Brasil-Argentina.

La cuestión es como sigue. Cuatro jugadores argentinos, de la Premier League, entraron en territorio brasileño asegurando que no estuvieron en Reino Unidos en los últimos 14 días. En concreto, Emiliano Martínez y Emiliano Buendía, del Aston Villa; y Cuti Romero y Giovanni Lo Celso, del Tottenham.

A la hora prevista dio comienzo el Brasil-Argentina, encuentro clasificatorio para el Mundial Qatar 2022. Sin embargo, cuando apenas habían pasado cinco minutos, agentes de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), entraron en el campo.

Exigieron que se detuviera el partido porque cuatro de los jugadores argentinos habían incumplido el protocolo anticovid. Según la Anvisa, mintieron en su declaración, sosteniendo que no habían estado en Reino Unido en los 14 últimos días. Tampoco habían cumplido la cuarentena exigida.

A partir de ahí, completa confusión. La Anvisa había advertido antes del choque que los cuatro futbolistas referidos “no cumplieron con la regla para el ingreso de viajeros en suelo brasileño”. Mintieron, según la agencia brasileña que autoriza las vacunas o los medicamentos.

Los jugadores habrían falsificado sus declaraciones

Los acusa de haber falsificado sus declaraciones. “No estaba previsto que el partido tuviera que ser interrumpido. Pero cometieron una infracción tras otra. Les pedimos que no salieran del hotel, que se pusieran en cuarentena, y finalmente los llevaron al campo. O tenemos reglas en Brasil (para todos) o no las tenemos”, ha declarado Álex Campos, director de Anvisa.

Además, la agencia brasileña sostiene que se reunió el sábado con representantes de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol). También de la federación brasileña y de la selección argentina.

Anvisa asegura que se informó de que los cuatro jugadores habían violado el protocolo anticovid. Asimismo, que debían confinarse y que se les expulsaría.

Sin embargo, no se atendió a su petición, por lo que la policía se movilizó para buscar a los futbolistas en el hotel. En cambio, ya estaban camino al Estadio Neo Química de São Paulo para disputar el encuentro Brasil-Argentina.

De ahí que funcionarios de Anvisa irrumpieran en el campo para paralizar el partido.

Por su lado, Claudio Tapia, presidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), afirmó que “no se puede hablar de ninguna mentira”. “Hay una legislación sanitaria y las autoridades sanitarias aprueban un protocolo vigente”, añadió.

“Nosotros venimos cumpliendo todo porque nos preocupa que los jugadores puedan volver bien a sus clubes. Lo que se vivió fue lamentable: cuatro personas sin barbijo –mascarilla– ingresaron al campo e interrumpieron el partido”, defendió.

El problema del Brasil-Argentina es más que fútbol

Y es que el asunto va más allá del fútbol. Desde que comenzó la epidemia, la agencia sanitaria mantiene una disputa con la Conmebol. Hubo negociaciones y se acordó que se podrían disputar los partidos clasificatorios si se cumplían los protocolos anticovid.

Hasta el Tribunal Supremo tuvo que intervenir en las controversias y finalmente autorizó los choques clasificatorios para el Mundial Qatar 2022. Sin embargo, el decreto sanitario del Estado de São Paulo es cristalino.

“El viajero que cumple con las disposiciones del art. 3, con origen o historial de paso por el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, la República de Sudáfrica y la República de la India en los últimos 14 días, al entrar en territorio brasileño, deberá permanecer en cuarentena durante 14 días”. Y ahí está la clave.

Si mintieron o no os jugadores argentinos o si Anvisa tiene o no razón, difícilmente se sabrá con toda certeza. Lo cierto es que el Brasil-Argentina se suspendió de manera bochornosa con todo el mundo mirando.

“El árbitro y el comisario del partido elevarán un informe a la Comisión Disciplinaria de la FIFA, la cual determinará los pasos a seguir. Estos procedimientos se ciñen estrictamente a las reglamentaciones vigentes. Las eliminatorias para la Copa del Mundo son una competición de la FIFA. Todas las decisiones que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución”, comunicó la Conmebol sacudiéndose el problema.

Bochorno, estupor mundial para un Mundial poco habitual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.