La venta de armas desata la mayor crisis diplomática entre Francia y Estados Unidos desde De Gaulle

La venta de armas desata la mayor crisis diplomática entre Francia y Estados Unidos desde De Gaulle

Si hay un negocio que ha provocado tensiones e incluso crisis diplomáticas entre potencias mundiales, ése es el de la venta de armas. En esta ocasión, ha causado una crisis diplomática entre Francia y Estados Unidos, la mayor desde Charles de Gaulle estando en la Presidencia del país galo.

Pero pongamos el contexto. Australia, Reino Unido y Estados Unidos firmaron un acuerdo estratégico, Aukus, para que los estadounidenses vendieran submarinos de propulsión nuclear al primero de este trío.

Eso implica la ruptura de un mega contrato naval con Francia, lo que desató la crisis diplomática de la que hablamos. A su vez, se cierne sobre la industria francesa la duda acerca de otros proyectos de venta de armas.

Hasta este viernes Emmanuel Macron, presidente de Francia, no había respondido a la alianza Aukus. Sin embargo, ese día decidió llamar a consultas a los embajadores en Washington y Canberra debido a la “excepcional gravedad”.

Los principales diario galos calificaban los hechos como “traición en aguas profundas”, “Bofetada” o “Trafalgar indopacífico”, rezaban algunos titulares. Se había humillado a Francia.

Mega contrato de venta de armas

Y es que el país galo había vendido a Australia doce submarinos de propulsión convencional de 97 metros de eslora y 4.500 toneladas de peso.

El acuerdo se pergeñó en 2016 durante la presidencia de François Hollande, con Manuel Valls como primer ministro y Jean Yves Le Drian, ministro de Defensa. Sin embargo, la firma se produjo en 2019, ya con Macron como presidente y Le Drian como titular de Exteriores.

En juego, 35.000 millones de euros, aunque solo 8.000 eran para Francia. El resto del contrato millonario, el 60%, iba a parar a manos australianas. En cambio, Canberra compró a Estados Unidos el sistema de armas de Lockheed Martin.

Con este sistema se equipa a los submarinos nucleares australianos con sus misiles de crucero Tomahawk.

Así las cosas, en Australia había ciertos recelos por la marcha del contrato. De ello informó un diputado francés al Gobierno de Francia tras un viaje oficial. Pese a ello, nada apuntaba al desenlace que ahora se ha producido.

Nadie lo sospechó

De hecho, Macron recibió en El Elíseo a Scott Morrison, primer ministro australiano, el 15 de junio. Llegó a calificar la relación como “de confianza entre los dos países”.

Tampoco a finales de agosto parecía que estuviera en peligro el mega contrato de venta de armas. Pero llegó el miércoles pasado. Poco antes del anuncio del Aukus, el jefe del Estado francés recibió el aviso de que Morrison quería hablar con él en cuanto pudiera ser.

“Puñalada en la espalda” calificó Le Drian los hechos. “Esta decisión unilateral, imprevisible y brutal se parece mucho a lo que hacía Donald Trump. Eso no se hace entre amigos”, espetó.

Biden, como Trump: ‘America first’

Y es que los estadounidenses son como son los estadounidenses cuando se trata de según se trate. Si lo que está en juego es el interés estratégico de Washington, ni el más demócrata se resiste al ‘America first’ de Trump. Y Joe Biden no lo es menos.

Porque, al final, para Estados Unidos, da igual una decisión unilateral de retirada a toda prisa de Afganistán que un acuerdo estratégico como éste. Es obvio que esta trama a tres no se fragua de la noche a la mañana, sino que es fruto de meses de negociación.

Por otro lado, la diplomacia francesa y sus servicios de información han patinado estrepitosamente. Nadie se olió lo que pasaba.

Al margen de ello, la cuestión deja a París con poco que jugar en los 9 millones de kilómetros cuadrados de zonas económicas exclusivas en la región indopacífica en los alrededores de Nueva Caledonia y Tahití. Allí habitan dos millones de ciudadanos franceses con un despliegue de 7.000 soldados galos.

Por otra parte, peligra la tercera vía frente a la rivalidad entre China y Estados Unidos que viene defendiendo Francia. Queda en evidencia que la industria y el Estado francés han perdido bastante más que 8.000 millones de euros.

Reino Unido vuelve a la primera división

Y es que, además, con esta maniobra Reino Unido vuelve a la primera línea de la política mundial. Tras el Brexit había quedado relegado a un segundo plano y con ello habrá más consecuencia para Francia y para Europa.

La cuestión ahora es, por ejemplo, qué ocurrirá con la venta de aviones de combate Rafale a India. Australia, Japón e India, los tres socios del Quad, se reúnen en Washington, lo que provoca grandes temores.

Así, la estrategia de Biden pasa por demostrar la prioridad que Asia supone para él, concentrando uno o varios sistemas de alianzas frente a China.

Muchos temen que se vuelva a producir un escenario como el sucedido con Aukus. En juego, el proyecto europeo del sistema de combate aéreo conocido como el caza de sexta generación.

Sistema de defensa europeo

De él forman parte Alemania y Francia desde 2017, y España desde 2019, además de grupos industriales como Airbus y Dassault. París lo considera pieza clave para la soberanía europea y va avanzando poco a poco.

Lo sucedido con el contrato australiano siembra un precedente que genera incertidumbre. Y no hay que olvidar que en las elecciones en el país germano son inminentes. Además, se espera una larga negociación para formar gobierno.

Así, la Unión Europea ha dejado clara su estrategia común para la zona indo pacífica, algo que Macron dio máxima importancia. Lo hizo en la comparecencia conjunta del jueves con Angela Merkel, la canciller alemana saliente. Después de eso, guardó silencio.

Un consejero presidencial francés concluye que “no se puede contar ya con nuestros aliados americanos. El jefe del Estado va a tener que aprovechar la presidencia de la UE […] para lanzar una iniciativa importante sobre la Europa de la Defensa”. Su mandato arranca en enero de 2022. Y hasta ahí pudo leer el confidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *