Valls piensa en montar un nuevo partido

Valls piensa en montar un nuevo partido

Crece el malestar en Ciudadanos, no sólo por los resultados electorales, que ha sido peores de los esperados, sino por la sospecha de que Manuel Valls, candidato a Alcaldía de Barcelona por la plataforma apoyada por la formación naranja, esté pensando en “crear un nuevo partido en Cataluña, de centro catalanista”, señalan varios diputados.

De todo ello responsabilizan desde la dirección del partido a Valls y a Inés Arrimadas: “La dirección nacional del partido que controló las listas municipales con mano de hierro y dejó hacer a algunas personas al margen de Ciudadanos. Ahora, la responsabilidades se deben pedir a quienes tomaron estas decisiones”, en una crítica que apunta a Albert Rivera.

Arrimadas no supo “aguantar la presión” y dejó “tirados después de un año” a la formación en Cataluña, dicen. Al candidato lo acusan de “cargarse la lista con una plataforma al margen del partido” y “meter la pata continuamente”. “Inés quiso irse porque no podía con la presión de ser la líder de la oposición, sabía que no se podían repetir los excelentes resultados obtenidos en las últimas autonómicas y quería tener más proyección política en Madrid”, sostienen.

Según relatan, Rivera “puso como condición que hubiera un relevo, y ese relevo fue Manuel Valls”. Era el comienzo de la llamada operación Parlament por la que el candidato lideraría la lista municipal en una primera fase y las listas autonómicas en una segunda. Sin embargo, creen que Arrimadas “ha tenido demasiada prisa”.

En cambio, otros destacados dirigentes de la formación naranja niegan que esto sea así. “A Valls no lo trajo Inés, lo trajo Josep Ramón Bosch”, líder de Sociedad Civil Catalana. Éste se apartó para dirigir esta organización e “Inés se acomodó en esta posición porque ya le venía bien para sus aspiraciones”. Sin embargo, remarcan, Valls “nunca fue solución al relevo” de Arrimadas.

Los resultados electorales no han sido los esperados y de ello responsabilizan al ex primer ministro francés, del que dicen que “pasó” de la organización de Ciudadanos en Cataluña: “Carina Mejías –que fue cabeza de lista en 2015-hubiera sacado más regidores”, apostillan. Las fuentes señalan que el candidato es “cercano a los maragallistas de la Barcelona del 92” y que está abriendo hueco para su nuevo partido al dar “su apoyo a un pacto que podría llevar a Colau de nuevo a la alcaldía”. A juicio de estas fuentes, “está condenado al fracaso” porque trata de recuperar “un proyecto de partido catalanista, al estilo de los 90. Quiere recuperar el espíritu de una opción que ya no existe. Cuando apelas a un espíritu reconoces que quieres recuperar un muerto”.

La situación en el partido desde “precariedad” después de que varios dirigentes hayan optado por ir a Madrid o, incluso, a Europa. Por el momento, el liderazgo de Ciudadanos en Cataluña ha quedado a cargo de Lorena Roldán y Carlos Carrizos a, aunque “ninguno de los dos tiene altura para liderar el partido. Habrá que esperar a unas primarias”, apuntan fuentes del partido. Entretanto, Joan García y Laura Vilches, “dos personas de confianza” de Carrizosa y sin formación jurídica, ocupan los puestos dejados en la Mesa del Parlament, y con la posibilidad más que probable de adelanto electoral en Cataluña.

Es en ese contexto en el que recelan de los movimientos del alcaldable. “Los seis concejales del ayuntamiento votará lo que diga Valls. Los que militan el partido no tiene ningún peso político y seguirán las directrices del cabeza de lista”. Reconocen que el que “Valls quiera impulsar un nuevo partido es una realidad y nos coge con el paso cambiado y en una posición delicada”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.