Ursula von der Leyen vuelve a sufrir una actitud misógina

Ursula von der Leyen vuelve a sufrir una actitud misógina

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, ha vuelto a padecer una actitud misógina por parte de un dirigente en un acto público.

Esta vez ha sido en la cumbre entre la Unión Europea y la Unión Africana que se desarrolla este fin de semana en Bruselas.

Haji Abubaker Jeje Odongo, ministro de Relaciones Exteriores de Uganda, llegó a la sala para presentarse y posar ante los medios. A su llegada, saludó solamente a Emmanuel Macron, presidente de Francia, y Charles Michel, presidente del Consejo Europeo. Macron ejerce como presidente de la UE al tener Francia la Presidencia rotatoria.

El hecho ha causado indignación y estupor en redes sociales. Además, no es la primera vez que un político tiene una actitud misógina hacia Von der Leyen.

En abril de 2021, el presidente del Consejo Europeo y su homóloga de la Comisión Europea visitaron a Recep Tayyip Erdogan, jefe del Estado turco.

Entonces, sucedió que solamente se habían puesto a dos sillones. Uno era para el presidente de Turquía y el otro para Michael. Von der Leyen no podía creerlo y no sabía qué hacer. La situación en ese momento con el país otomano era delicada.

Así, ese mismo gesto misógino sucedió este viernes cuando representante de Uganda pasó de largo de la jefa del Ejecutivo comunitario.

En Turquía, Michel, pese a su estupor, no hizo nada. Ahora, tampoco. Si en Estambul Von der Leyen afirmó que se sintió “herida y sola”, el también ex primer ministro belga dijo que no volvería a pasar.

Fue Macron quien llamó la atención a Jeje Odongo para que saludara a la política alemana. En cambio, no estrechó su mano, como sí hizo a los otros dos mandatarios, sino que realizó una pequeña inclinación hacia ella.

Estos ‘incidentes’ no pueden suceder, no ya por el hecho de estar en Bruselas, sino en cualquier otra parte. Los dirigentes de otros países deben mostrar más respeto y que sus servicios de protocolo adviertan de sucesos como este.

No se puede ignorar a una presidenta del Ejecutivo de 27 países europeos, no porque lo es, sino porque, simplemente, es una mujer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.