Urkullu revalida un gobierno nacionalista y el PP casi desaparece

Una vez más, Iñigo Urkullu demuestra que es una roca porque, a pesar del récord de abstención registrado en la jornada de ayer, vuelve a alzarse como ganador.
Por su parte, el PP siembra un fracaso absoluto en su novedosa aparición bajo las siglas PP+Cs, presentándose de la mano de la formación naranja y provocando, casi, su desaparición.
La bandera de Urkullu durante toda la campaña electoral, no ha sido otra que la defensa de la sanidad pública, “garantizar la sanidad pública sin recortes” como, según ha cconsiderado en estas semanas, ha estado haciendo el PNV “incluso en los momentos económicos más difíciles”.
Además, ha apostado por “propuestas certeras, seguridad y confianza”.
Las encuestas vaticinaban su victoria. Siendo la duda si lograría el apoyo suficiente para gobernar en solitario o, como ha ocurrido en la última legislatura, necesitaba gobernar en coalición con el PSE.
Una vez despejada la duda, Urkullu necesitará ayuda para gobernar a pesar de su indiscutible victoria con 31, ya que no alcanza la mayoría absoluta.
El hundimiento de los ‘populares’ es algo que se venía anunciando y se ha visualizado en las urnas, perdiendo 4 diputados y confirmando el naufragio.
En esta cita electoral, la sorpresa ha venido de la mano de Vox tras conseguir un diputado por Álava.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *