La Universidad Complutense condena el macrobotellón de Ciudad Universitaria

La Universidad Complutense condena el macrobotellón de Ciudad Universitaria

El pasado viernes, unas 25.000 personas se congregaron en un macrobotellón en el campus de la Ciudad Universitaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

En un comunicado, la UCM condena este evento y aseguró que “no representa a la totalidad de nuestro estudiantado”. “El servicio de seguridad de la UCM actuó con profesionalidad siguiendo el protocolo establecido a medida que se iba produciendo la llegada masiva de jóvenes a la Ciudad Universitaria”, reza la nota.

A su vez, advierte de que este tipo de iniciativas “pueden tener graves consecuencias para la seguridad de las personas”. “Desde la Universidad Complutense de Madrid condenamos este tipo de celebraciones incívicas e ilegales”, trasladan. El macrobotellón se convocó por WhatsApp.

Además, destacan que son acciones que deterioran el patrimonio de la UCM. Asimismo, que dejan multitud de residuos, algo que tiene su impacto medioambiental en el campus y un coste económico para la institución.

La Complutense destaca que la situación epidemiolígica es preocupante todavía

Agregan que estos eventos son “más censurables” a causa de la actual situación epidemiológica de la Covid-19.

Por otra parte, informan de que han contactado con el Ayuntamiento madrileño, Comunidad de Madrid y Delegación del Gobierno. Proponen crear un organismo conjunto en el que se adopten medidas para mitigar este tipo de actividades en el futuro.

Además, la Universidad Complutense detalla que “este evento no representa a la totalidad de nuestro estudiantado. Muestra de ello es que […] se han organizado grupos de estudiantes de diferentes facultades y titulaciones para ayudar a recoger los residuos”.

En opinión de la UCM, “por desgracia el fenómeno del botellón es un problema social de gran calado”. De ahí que sea preciso “aunar fuerzas de todas las administraciones y trabajar en la concienciación social”.

A ese respecto, matiza que apoyan “el ocio universitario cuando se dan las medidas necesarias y no comprometen la salud ni tienen un impacto medioambiental. Del mismo modo, apelamos a la comunidad complutense a un compromiso responsable para salir victoriosos de esta pandemia. Es ahora más que nunca cuando debemos dar ejemplo”.

Para terminar, no solo hay que acabar con estas prácticas, sino garantizar a los estudiantes un ocio saludable y respetuoso con las personas, los bienes y el medio ambiente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.