UNICEF denuncia que un 30% de las niñas del sur de Asia abandonan la escuela con la menstruación

UNICEF denuncia que un 30% de las niñas del sur de Asia abandonan la escuela con la menstruación

No tienen acceso a aseos o compresas.
Según un estudio publicado por WaterAid y el Fondo de la ONU para la Infancia, UNICEF, más de 30% de las chicas del sur de Asia dejan de ir a la escuela durante el tiempo que dura la menstruación porque no tienen acceso a aseos o compresas, además de que muchas de ellas no han recibido ningún tipo de educación sobre el periodo antes de llegar a la pubertad. De acuerdo con este informe, en la mayoría de estos países no se alcanza el estándar establecido por la Organización Mundial de la Salud de disponer de un aseo por cada 25 niñas. Tal es así que en un distrito de Nepal sólo hay uno por cada 170 niñas. Este hecho dificulta que puedan asistir a clase cuándo tienen la menstruación. Tim Wainwright, director ejecutivo de WaterAid, destaca que “las chicas tienen un derecho irrevocable a la educación, que se pierde si se sienten incapaces de asistir a clase porque carecen de productos sanitarios o aseos limpios y privados en la escuela”. “Los gobiernos, simplemente, tienen que garantizar que cada escuela cuente con agua potable, aseos decentes y una buena higiene”.
Y es que la educación sobre la menstruación es una tarea pendiente en esta zona. Dos tercios de las chicas en Sri Lanka dice no haber recibido información antes de comenzar a tener el periodo, según la coautora del estudio, Thérèse Mahon, que añade que esté hecho podría ser perjudicial en una zona donde ya existen tabúes entorno a este proceso fisiológico femenino. “Las chicas a menudo se dirigen a sus madres y profesoras en busca de apoyo, pero si estas carecen de la confianza y la información, podrían perpetuar los tabúes”, destaca la también directora del programa de WaterAid en el área, donde se percibe la menstruación como “un secreto sucio”, al punto de que en algunas culturas del sur de Asia se considera que la mujer es impura mientras dura la regla y se les prohíbe asistir a los templos, se les obliga a dietas específicas o se las aísla. Al no hablar abiertamente sobre este proceso fisiológico hace que las chicas sigan en su ignorancia y sean objeto de discriminación social. A menudo, muchas de ellas terminan sufriendo infecciones y enfermedades al no ser informadas sobre el proceso y las prácticas de higiene. El informe, dado a conocer con motivo del Día Mundial de la Higiene Menstrual, que se celebra el 28 de mayo, dice que aún queda mucho por hacer aunque en varios países ya se haya comenzado a aportar información sobre el periodo en sus currículos escolares. “Acabar con el estrés asociado con la menstruación puede ayudar a chicas y chicos a contribuir más al mundo que hay a su alrededor”, señala Jean Gough, director regional de UNICEF.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.