Unas elecciones cruciales para Latinoamérica

Nico Ferrando.

Por Nico Ferrando.

Argentina celebra unos comicios legislativos verdaderamente decisivos, marcados por el regreso de la incombustible Cristina Fernández de Kirchner, que denuncia el giro a la derecha de la región.
En el conurbano bonaerense se librará el próximo 22 de octubre «la madre de todas las batallas», opina casi la totalidad de la prensa criolla. Cristina Fernández de Kirchner se presenta como candidata a senadora por Buenos Aires, el distrito más poblado del país, dónde vive casi el 40% de los argentinos, distrito fundamental para ganar cualquier elección a nivel nacional. El candidato oficialista, Esteban Bullrich, intentará detener la vuelta del kirchnerismo a la siempre convulsa escena política de Argentina. Tiene todo el apoyo del presidente de la república, el conservador Mauricio Macri.
La campaña electoral está adquiriendo un tono bastante bronco en su recta final, dónde hay una verdadera guerra de encuestas interesadas y al gusto del medio pagador. En el partido de Lanús, uno de los más poblados de Baires, Cristina Fernández de Kirchner habló ante sus seguidores y remarcó: «Inflación hoy, hay el doble. ¿Qué me pueden hablar de la inseguridad hoy? Vamos a devolverle a los argentinos la esperanza de que se puede vivir en un país mejor». Asimismo, en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas dejó un recado al ejecutivo: «el gobierno de Mauricio Macri empeoró todo lo que tenía que mejorar» y advirtió que la precarización laboral «es la mejor aliada del narcotráfico». Por último, denunció los «apoyos» del partido del gobierno, que son los que llevaron a Argentina al desastre, a declararse en quiebra y al «corralito»: el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que se enmarcan, según Kirchner, en un plan regional para perpetrar un nuevo saqueo en Latinoamérica. Pone como ejemplo la destitución de su amiga Dilma Rousseff cómo presidenta de Brasil.
La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, está implicada en la campaña electoral de Esteban Bullrich cómo si ella misma fuese candidata. Pide no volver al «aislamiento internacional» en el que sumió al país el gobierno de Kirchner y a la «corrupción generalizada». Defiende medidas polémicas de Macri, cómo el aumento de las tarifas electricas puesto que no se puede estar «toda la vida» subvencionando este sector. Pronostica un resultado ajustado pero cree que los argentinos continuarán votando por el cambio político, algo que no está tan claro, excepto en Capital Federal, dónde la socialcristiana, Elisa Carrio, lidera con comodidad todos los sondeos.
Argentina es un país muy extendo y diverso y en las demás provincias tanto el gobierno como la oposición han tejido alianzas con partidos locales. De momento, la balanza allí se inclina a favor de Macri, que parece ser, obtendrá buenos resultados en las estratégicas provincias de Córdoba y Santa Fe, que representan juntas un 20% de la población del país. También sigue habiendo caudillos inamovibles cómo el ex presidente Carlos Menen, que a sus 87 años repetirá como senador por La Rioja pese a sus problemas con la Justicia. Los Rodriguez Saá también parecen invencibles en la serrana San Luis.
Todos los escenarios están abiertos. Lo que sí es seguro que el 22 de octuble marcará un antes y un después en Argentina. La polarización entre dos modelos de país parece asegurada. El Mercosur, en plenas negociaciones comerciasles con las UE, mira de reojo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.