Una parte de Cataluña se manifiesta contra la sentencia

Una parte de Cataluña se manifiesta contra la sentencia

Desde los primeros momentos posteriores a hacerse pública la sentencia del Tribunal Supremo sobre los líderes independentistas del procés, miles de ciudadanos catalanes se han echado a la calle para protestar contra ella.

Además de los llamamientos de los CDR, de los primeros en manifestarse han sido los estudiantes, que al grito de “vaciemos las aulas. Llenemos las calles”, “Contra la sentencia”, “Contra la sentencia represiva, autodeterminación y amnistía”, “Libertad presos políticos” o “Contra la represión estatal vaciamos las aulas de la Diagonal”, cortaron la Diagonal de Barcelona, Via Laietana y colapsaron la Plaza Cataluña, donde se concentraron 25.000 estudiantes.

A última hora de la noche, las acciones de otros manifestantes todavía obligaban a mantener cortadas hasta nueve carreteras, todas ellas en la provincia de Barcelona.

El llamamiento de Tsunami Democràtic, a través de Telegram y Twitter, a colapsar los accesos al aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas fracasó. Ni AENA, ni Policía Nacional ni el Ayuntamiento han registrado incidente alguno.

En Girona sí se han registrados altercados. Incluso, los manifestantes lograron cortar la circulación de los trenes AVE utilizando barricadas de fuego que han causado importantes daños.

Sí fue efectivo el llamamiento de Tsunami Democràtic a saturar el aeropuerto de El Prat, donde centenares de activistas compartieron billetes de avión de forma que los manifestantes podían pasar el control de acceso y colapsaron las zonas de embarque. La tensión crecía y los Mossos d’Esquadra se vieron obligados a cargar en varias ocasiones.

La voz la ponía Pep Guardiola, entrenador del City, desde Manchester, leyendo un comunicado internacional. Pasadas las 22:00 destacaba: “Hoy hemos sido un tsunami. Haremos de cada movilización una victoria. Hemos empezado un ciclo de desobediencia civil no violenta”. A cualquier cosa la llama “no violenta”.

Muchos manifestantes, algunos encapuchados, lanzaron objetos a los Mossos y vaciaron extintores contra los agentes antidisturbios.

Después, desconvocaba la movilización en El Prat: “Damos la acción por finalizada con éxito y los objetivos alcanzados. Y mañana lo volveremos a hacer anunciando un nuevo reto”. Diez minutos después, el aeropuerto quedaba desalojado casi en su totalidad.

108 vuelos de los 1.066 previstos tuvieron que cancelarse. Incluso, hubo de habilitarse un campamento de asistencia sanitaria ante la imposibilidad de trasladar a los heridos, ninguno grave, a los hospitales. 56 personas tuvieron que ser atendidas en la Terminal 1.

La policía autonómica ordenó a Renfe y a TMB suspender el servicio de Rodalies –Cercanías- y de Metro al aeropuerto, aunque pasadas las 14:30 horas se autorizó su reapertura.

En Lleida, en un acto no violento ante la Subdelegación del Gobierno, antes de que los Mossos se vieran obligados a cargar, los concentrados, pacíficamente, lanzaron a los agentes botellas de cristal, huevos y latas, además de sillas. Eso sí, pacíficamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.