Una muerte natural, según la policía, provoca serios disturbios en Lavapiés

Una muerte natural, según la policía, provoca serios disturbios en Lavapiés

Grupos antisistema los alentaron frente a la petición de tranquilidad del colectivo senegalés.
Las redes sociales hicieron el resto. Según fuentes policiales, en la tarde del jueves, dos actuaciones policiales se interpretaron como una sola, desembocando en los graves disturbios vividos hasta la madrugada del viernes en Lavapiés. Por un lado, varios agentes iniciaron en la madrileña Puerta del Sol una persecución con el fin de detener a varios manteros que salieron huyendo al percatarse de su presencia. Por otro, nada que ver con lo que sucedía en Sol, un coche patrulla de la Unidad de Centro Sur de la policía circulaba por la zona de Lavapiés para entregar una notificación, cuando fue detenida por un hombre que pedía ayuda porque un amigo suyo estaba teniendo un ataque epiléptico. Los agentes pidieron asistencia del Samur-Protección Civil, a la vez que atendían al hombre, que entró en parada cardiorrespiratoria, por lo que iniciaron las labores de reanimación hasta la llegada de los sanitarios, unos ocho minutos después. Según estas fuentes policiales, “no era mantero ni nada parecido. Allí nadie dijo nada de eso y, desde luego, no apareció la manta por ningún lado”.
Mientras los médicos del Samur continuaban con la reanimación, numerosas personas se arremolinaron alrededor, y creyendo que el hombre al que estaban atendiendo era uno de los manteros, comenzaron a gritar contra los agentes, corriéndose el bulo de que uno de los suyos había muerto después de la persecución policial, extendiéndose por las redes sociales y aprovechándose de ello integrantes de grupos antisistema y de ultraizquierda para alentar disturbios. Todo ello a pesar de que los colectivos senegaleses pedían calma y que dejaran trabajar a los sanitarios. En cambio, los grupos radicales fueron llegando a Lavapiés y empezaron a arrancar adoquines, volcar contenedores, reventar cajeros, saquear tres sucursales bancarias y provocar varios pequeños incendios.
Cuando salió el furgón funerario con el cuerpo del senegalés Mame Mbaye hacia el Instituto Anatómico Forense, numerosas personas le impidieron avanzar e individuos armados con palos levantaron barricadas, a la vez que el 091 recibía llamadas alertando, según la Jefatura Superior de Policía de Madrid, que estaba saliendo de la estación de metro de Lavapiés “gran cantidad de personas antisistema”. Alrededor de la 1:30 de la madrugada la situación volvió a la normalidad. Los incidentes se han saldado con seis detenidos, todos ellos españoles, entre ellos una mujer y un menor, y diez policías heridos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *