Una estación espacial china se estrellará contra la Tierra sin control

Una estación espacial china se estrellará contra la Tierra sin control

Las agencias espaciales no lo consideran peligroso.
A principios de abril, la estación espacial china Tiangong-1 entrará en la atmósfera terrestre sin control alguno, aunque se prevé que la mayoría de sus componentes se desintegren durante la reentrada. Sin embargo, algunos pequeños trozos podrían golpear la Tierra. Desde la Oficina de Basura Espacial de la Agencia Espacial Europea, ESA, en Darmstadt, Alemania, se está monitorizando el desarrollo del suceso y aseguran que la probabilidad de que una persona sea impactada por un fragmento es 10 millones de veces menor de que lo sea por un rayo.
La franja por la que está orbitando la estación oscila entre los 42,8° norte y los 42,8° sur de latitud, lo que significa que la nave podría caer en el norte de España, centro de Italia, norte de China, Oriente Próximo, estados del norte de Estados Unidos, Nueva Zelanda, Tasmania o sur que Argentina y Chile, pero ahora es imposible pronosticar con relativa exactitud el lugar del impacto, para lo que habrá que esperar a escasas horas antes de la reentrada, que, según la ESA, se producirá entre el 29 de marzo y el 9 de abril, mientras que la empresa estadounidense The Aerospace Corporation pronostica que será el día 4 del mes próximo, pero con un margen de error de dos semanas.
La Tiangong-1 es la primera estación espacial china y la tercera construida por un solo país. Está operativa desde 2011 y su módulo principal mide 10,4 metros de largo y tiene dos paneles solares de 7×3 metros cada uno. Tenía proyectada una vida útil de dos años, pero continuó dos más. En 2016 el Gobierno chino reconoció que había perdido el control de los propulsores. La ESA, la NASA, la CNSA china y otras diez agencias espaciales están monitorizando la caída del módulo espacial, aportando datos sobre su reentrada al Comité Internacional de Coordinación de Escombros Espaciales, que aprovechará el suceso para su campaña anual de pruebas para reentradas con el objetivo de calibrar los protocolos de monitorización y mejorar predicciones futuras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.