Una España incierta juega hoy su primer partido en el Mundial

Una España incierta juega hoy su primer partido en el Mundial

Se enfrenta a la vigente campeona de Europa: Portugal.
El asunto de Lopetegui, su destitución, la reacción de Rubiales, el nombramiento de Hierro, el desatino de Florentino Pérez a las puertas de un Mundial ha convulsionado a la selección española. Y no solo al combinado nacional, si no a todo el entorno del campeonato, incluidas las apuestas deportivas. España, junto con Alemania y Brasil, era favorita para hacerse con la Copa del Mundo. Con este affaire ha quedado seriamente tocado y veremos si las maniobras que se llevan haciendo desde lo sucedido el miércoles hasta el comienzo del encuentro de hoy dan fruto.
Hay opiniones variopintas y muchas de ellas encontradas. El propio Gerard Piqué, en un intento de insuflar optimismo, ha recordado lo sucedido en Estados Unidos cuando el equipo de baloncesto de la Universidad de Michigan, cuyo entrenador fue destituido, por idéntico motivo que lo ha sido Lopetegui, horas antes de comenzar la gran final, se alzó con el triunfo y el campeonato de la NCAA. Claro que era 1989 y otra disciplina deportiva.
Opiniones de todo tipo. Desde quienes creen que Rubiales se ha excedido en la proporcionalidad de la medida adoptada, pasando por los que están de acuerdo con ella o, en el polo opuesto, quienes piensan que se debería haber mantenido al seleccionador hasta que finalizara la participación del combinado español en el Mundial. Esta era la opinión de los capitanes seleccionados. Y por supuesto los que miran de reojo como responsable a Florentino Pérez y al Real Madrid, o de frente, como el presidente federativo que, incluso, dedico palabras de elogio a la labor realizada por Lopetegui y llegó a intentar exculparse, asegurando que “de haber dependido de Julen, las cosas no se hubieran hecho así”. Aunque evitó hablar del proceder del Madrid, destacó que no se siente traicionado, “pero otra cosa es cómo han hecho las cosas”. “Ha sido un profesional impecable, pero las formas son importantes”, subrayó.
Con todo, Hierro es ahora el seleccionador nacional con otra gran generación de futbolistas a su cargo, muy afectados, aunque, en palabras de Rubiales: “He hablado con los jugadores. La situación es complicadísima, pero me han garantizado que harán todo lo posible durante el campeonato”. Lo cierto es que el equipo está hecho, como, así, destacó el nuevo técnico al frente del combinado nacional en rueda de prensa en la ciudad deportiva de Krasnodar. “En dos días no puedo tocar lo hecho en dos años. He dicho a los jugadores que yo les puedo mirar a los ojos, que tengo la conciencia tranquila y que lo ocurrido no debe servir de justificación”. Antes, quiso lanzar un mensaje de optimismo: «Tenemos una gran oportunidad, las circunstancias son las que son y hay que afrontar el torneo con valentía”.
Desde España han llegado para ponerse al servicio de Hierro, Juan Calero, segundo entrenador, y Juan Carlos Martínez, preparador físico, así como el ex jugador Marchena, cedido por el Sevilla para esta empresa mundialista. Quedan por aclarar algunos aspectos fríamente burocráticos y económicos, como si el Real Madrid deberá abonar la cláusula de dos millones de euros por Lopetegui, ya que éste ha sido despedido. En ese sentido, Rubiales ha dicho que nuestros abogados están en ello, pero debemos una confidencialidad y hay veces que ciertas cuestiones están por encima del dinero”.
El miércoles por la tarde, Fernando Hierro ya dirigió un primer entrenamiento y hoy hay previsto otro. Pesa la poca, casi nula, experiencia de Hierro como técnico. Solo durante una temporada dirigió al Real Oviedo, en Segunda División, con una actuación más que discreta, 15 victorias, 8 empates y 15 derrotas. Voluntad no le falta. “Yo no podía decir que no a la selección”, dijo en su comparecencia ante la prensa. Y quién sabe, tal vez sucede lo mismo que a la Universidad de Michigan. En cualquier caso, solo es fútbol, aunque sea del más grande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.