Un Día de la Hispanidad marcado por las tensiones políticas y territoriales

Un Día de la Hispanidad marcado por las tensiones políticas y territoriales

El 12 de octubre de 1492 Cristóbal Colón llegó a la isla de Guaraní.
Llegamos al Día de la Hispanidad en un clima de crispación política provocado por las constantes presiones y deslealtades hacia el Gobierno de la Nación, con un permanente acoso e intento de derribo, obviando cuestiones políticas y yendo a más cuestiones de índole personal, que ya se han cobrado dimisiones que nada tienen que ver con la gestión del Ejecutivo. Másteres, tesis doctorales, ataques dirigidos a desprestigiar a un Gobierno fruto de la legitimidad parlamentaria. Cabría esperarse del líder de la oposición igual vara de medir para consigo mismo.

Y qué decir del ataque desleal del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a quien Pedro Sánchez ha ofrecido diálogo, y ya ha empezado a haberlo, y, en cambio, responde con arengas a los CDR o con invitaciones a atacar al Estado.

La oposición no se opone, simplemente se enroca, no argumenta, tan solo se dedica a torpedear por debajo de la línea de flotación. Sigue sin asumir que ya no gobierna y que ahora tiene que practicar una oposición leal, no con el Gobierno, sino con España.

La aritmética parlamentaria permitió que Pedro Sánchez llegara a La Moncloa, y esa misma aritmética que tanto critican en el Congreso de los Diputados -y que va a permitir sacar adelante muchas mejoras sociales-, la utilizan con su mayoría absoluta en el Senado para vetar la senda de déficit pactada con Bruselas.

Ignoran, así, los casi 6.000 millones de euros extra que podrían haberse utilizado, principalmente, para mejoras sociales tan denostadas con los recortes durante la crisis. Y aunque la Comisión Europea aceptó los términos propuestos por el Gobierno español, PP y Ciudadanos, que deben saber más que los expertos comunitarios, se oponen, quedando retratado un talante que mucho daño puede hacer a la ciudadanía.

Pero vayamos a cuestiones más prosaicas. La llegada a Guaraní es el motivo por el que cada 12 de octubre se celebra el Día de la Hispanidad. La expedición que alcanzó al archipiélago de las Bahamas acababa de descubrir un nuevo continente sin que lo supiera.

Fue el primer contacto entre Europa y América, y la creencia de que se había llegado a la India hizo que los indígenas fueran llamados indios. Muchos países latinoamericanos también conmemoran este día. A ello se unía que esta fecha es también el de la Virgen del Pilar, patrona de España.

Ya el Gobierno de la Segunda República quiso conmemorar el Día de la Hispanidad en 1935, pero fue en 1958, bajo la dictadura de Franco, cuando quedó establecida oficialmente con el nombre Día de la Raza, simbolismo cercano a las ideas del régimen militar y parecida a la Fiesta del Trabajo del 18 de julio o la Fiesta del Caudillo del 1 de octubre. Ramiro de Maeztu fue quien, en un artículo intitulado La Hispanidad, en la revista Acción Española, confirmó que “el 12 de octubre, mal titulado Día de la Raza, deberá ser en lo sucesivo el Día de la Hispanidad”.

En la actualidad, esta festividad viene reflejada en la ley 18/1987, omitiendo el término “Día de la Hispanidad”, y se refiere a ella como “Fiesta Nacional”. “Simboliza la efeméride histórica en la que España, a punto de concluir un proceso de construcción del Estado a partir de nuestra pluralidad cultural y política, y la integración de los Reinos de España en una misma monarquía, inicia un periodo de proyección lingüística y cultural más allá de los límites europeos”, reza el texto de la ley.

En toda América Latina, muchos países también celebran esta fecha. Algunos, como Honduras, mantienen el nombre de Día de la Raza. Otros, como Argentina, Nicaragua o Chile, han pasado a llamarlo Día de la Diversidad Cultural, Día del Encuentro de Dos Mundos o Día de la Resistencia Indígena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.