Un bombardeo en el noroeste de Siria deja seis muertos.

Los Cascos Blancos, organización de rescate que trabaja en las zonas que se encuentran bajo el control de los rebeldes sirios, han informado que se ha producido un bombardeo por parte de Siria en la ciudad de Aldier Alsharki, provincia de Idlib, situada en el noroeste del país. El bombardeo se habría saldado con seis civiles fallecidos.
“Tres de las víctimas pertenecían a la misma familia”, ha trasladado Mustafá Haj Yusef, director de los Cascos Blancos en Idlib, en unas declaraciones ofrecidas a la agencia de noticias Anatolia, de Turquía.
También en la provincia de Idlib, se registraron el pasado viernes trece civiles fallecidos y más de veinte heridos. Esta vez, como consecuencia de bombardeos de aviones rusos.
El 5 de agosto informó el Ejército de Siria que la ofensiva militar en Idlib procedería a reanudarse en las provincias de Idlib y Hama, debido a que los grupos rebeldes de la zona habían perpetrado “varios ataques contra civiles”. De este modo, finaliza el acuerdo de alto el fuego que se había negociado en septiembre de 2018, con la mediación de Rusia y Turquía.
Las operaciones en la zona fueron suspendidas por el Gobierno de Bashar el pasado 2 de agosto, con el objetivo de dar una oportunidad al acuerdo en el que mediaron Rusia y Turquía, aunque, poco después, se informó que existía la negativa a aplicarlo por parte de “los grupos terroristas apoyados por Turquía”.
Por otra parte, Naciones Unidas exigió a las partes que se respetara el Derecho Humanitario en el escenario del conflicto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *