Tusk apuesta por una prórroga

Tusk apuesta por una prórroga

Se preparará una cumbre de jefes de Estado en el que se trate el Brexit como tema central.
Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, ha informado que solicitará una “prórroga larga” a los líderes de la UE en relación al Brexit para que, de este modo, Reino Unido aplace su salida del bloque comunitario, respondiendo a la necesidad de que Londres quiera “repensar” la estrategia para abandonar la Unión.

A lo largo de los próximos días, el presidente del Consejo, mantendrá contactos con los jefes de Estado y de Gobierno de la UE para planificar una cumbre en la que el tema central a tratar sea el Brexit, en los días 21 y 22 de marzo. Antes de dicha cumbre, Tusk se trasladará a La Haya, París, Berlín y Dublín, han informado fuentes de su equipo.

Lo que el presidente del Consejo pretende en las conversaciones antes de la cumbre es conocer si los líderes de los Veintisiete pueden “estar abiertos a una prórroga larga si Reino Unido encuentra necesario repensar su estrategia para el Brexit y construir un consenso en torno a ella”, como ha manifestado Tusk en su cuenta de Twitter.

Michel Barnier, negociador jefe de la UE, en cambio, ha dudado acerca de la conveniencia de atrasar la salida de Londres si el objeto de ello es volver a negociar un pacto de divorcio por parte de la parte británica, ya que el bloque se niega a reabrir ese debate.

“¿Prorrogar esta situación, para qué? Porque la negociación sobre el artículo 50 (que fija las condiciones de salida) ha terminado: El acuerdo está ahí”, dijo en el pleno del Parlamento este miércoles.

“No hay apetito” por parte de los Estados miembros de continuar alargando las dudas que el Brexit provoca, tal como trasladan fuentes europeas. Eso significaría que estaría muy condicionada cualquier petición del Gobierno británico.

Una petición de prórroga ha de estar “razonada”, según defienden desde el Ejecutivo comunitario y desde los Veintisiete, por lo que Londres debería dejar claro el objetivo que pretende conseguir y en qué espacio de tiempo.

El miércoles se celebró en el Parlamento Europeo una votación para pedir de modo formal a los socios europeos un aplazamiento, proceso que no se activará hasta que no esté la petición cursada y está previsto que sea discutido por los líderes la próxima semana. La decisión definitiva ha de ser adoptada por unanimidad.

Dos opciones baraja el Ejecutivo de May. Una de ellas es una prórroga corta que acabe el 30 de junio y que evite la convocatoria de elecciones al Parlamento Europeo que está previsto se constituya el 2 de julio. La segunda de ellas es una prórroga larga que busque alternativa a la situación existente en la actualidad.

En cambio, según la UE, carece de sentido la prórroga corta si no es porque el Parlamento británico acepta el pacto que hay y necesita para los procesos de ratificación y adaptación ese corto tiempo acordado.

La posibilidad de una prórroga larga tampoco gusta en la UE, ya que consideran que lo utilizaría Londres para reabrir el acuerdo sellado. Fuentes europeas confirman que esta sería la opción que ganaría apoyos, si viniese acompañada de un segundo referéndum o elecciones anticipadas y formar un Ejecutivo fuerte.

De todos modos, antes de ello ha de existir una “petición razonada”, según ha manifestado Margaritis Schinas, portavoz del Ejecutivo comunitario, que ha insistido que la UE no participará del debate por lo que debería ser esa prórroga, puesto que le corresponde a Reino Unido.

El presidente de la Comisión, tras su reunión en Estrasburgo con May para que haya nuevas garantías en el acuerdo, además adelantó que las consecuencias de alargar el Brexit hasta después de las elecciones europeas, entre el 23 y 26 de mayo, ya que Reino Unido tendría que participar en ellas al ser aún miembro de la Unión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *