Trump se rinde (pero no del todo)

Trump se rinde (pero no del todo)

Con la autorización de Donald Trump, todavía presidente de Estados Unidos, arranca la transición de poderes entre la administración saliente y la entrante.

Para este propósito, la Administración de Servicios Generales de Estados Unidos (GSA) ha enviado una carta a Joe Biden, presidente electo. En ella, comunica que están preparados para iniciar el proceso de traspaso, si bien Trump insiste en que continuará con las impugnaciones que los resultados.

Así, Emily Murphy, la jefa del GSA, informa a Biden de que “debido a los recientes episodios que involucran desafíos legales y confirmaciones de resultados electorales, he determinado que puede acceder a los recursos y servicios postelectorales descritos en la Sección 3 de la Ley a solicitud”.

De este modo, se produce un primer reconocimiento formal de la Administración de Trump. Sin embargo, vía Twitter, el mandatario aconseja a Murphy “hacer lo que sea necesario con respecto a los protocolos iniciales”. Insiste en que su intención de impugnar los resultados electorales “continúa con mayor fuerza”.

Poco después de hacerse pública la noticia del inicio de la transición de poderes, Trump ha escrito en sus redes sociales. “Quiero agradecer a Emily Murphy de GSA por su firme dedicación y lealtad a nuestro país. Ella ha sido acosada y amenazada, y no quiero que esto le suceda. Nuestro caso sigue con más fuerza. Continuaremos con la buena lucha y creo que prevaleceremos”.

Poco después ha vuelto a enviar mensajes en su cuenta de Twitter. Traslada que “la GSA trabaja de manera preliminar” con los demócratas. A su vez, afirma, seguirá “persiguiendo la que será considerada la elección más corrupta en la historia de la política estadounidense”.

Trump seguirá con sus litigios

E insiste: “Avanzamos a toda velocidad. Nunca cederemos ante las papeletas falsas y Dominion”. Hace referencia, así, a la compañía cuyo sistema de votación está, según el presidente, financiado por “la izquierda radical”. La acusa del presunto fraude electoral que tanto él como lo sus seguidores se están encargando de propagar. Eso sí, sin prueba alguna.

Ahora, la administración entrante tendrá acceso a los actuales funcionarios de las distintas agencias, así como a libros de contabilidad e informes. También, con algo más de cinco millones de euros (alrededor de seis millones de dólares) en fondos y otros recursos gubernamentales.

Por su lado, Yohannes Abraham, director ejecutivo del equipo de transición de Biden y Harris, ha aplaudido la decisión. Asegura que es un “paso necesario” porque con este reconocimiento, la administración entrante obtiene “los recursos y el apoyo necesarios para llevar a cabo una transferencia de poder sin problemas y pacíficamente”.

Comunicó que “en los próximos días, los funcionarios de transición comenzarán a reunirse con funcionarios federales para discutir la respuesta a la pandemia”. Asimismo, para “tener una contabilidad completa de nuestros intereses de seguridad nacional y obtener una comprensión completa de los esfuerzos de administración Trump para vaciar las agencias gubernamentales”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.