Trump iba a condenar el supremacismo blanco en su debate con Biden

Trump iba a condenar el supremacismo blanco en su debate con Biden

El republicano Donald Trump y el demócrata Joe Biden se midieron en la madrugada del miércoles, en el primer debate de cara a las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que se celebrarán el próximo 3 de noviembre.

El primer cara a cara entre Donald Trump, de 74 años de edad, y Joe Biden, de 77, comenzó a las 21.00 horas, hora local en Cleveland, Ohio. Las 03.00 horas de España, y duró una hora y media.

Este primer asalto estuvo dividido en seis bloques de 15 minutos cada uno, en los que se trataron seis asuntos de actualidad: Los registros de Donald Trump y Joe Biden, la Corte Suprema, la COVID-19, las protestas raciales, la integridad electoral y la economía.

Como era de esperar, Trump llevó el encuentro hacia la brusquedad. El resultado fue un debate tenso, bronco, plagado de gritos, descalificaciones y rifi rafes con el moderador, Chris Wallace de FOX News.

El moderador y periodista, sólo tardó 13 minutos en tener que cortar a Trump, que interrumpió constantemente a Biden, y pedir que se callase: “Soy el moderador de este debate, y le agradezco que me deje hacer mi trabajo”. Seis minutos después volvió a cortar a Trump: “Señor presidente, ¿me puede dejar hablar?”.

En una de sus intervenciones, Trump, advirtió de un “posible fraude electoral” en los comicios de noviembre, y aseguró contar con el Tribunal Supremo, si hay algún problema en el recuento de votos. «Esto va a ser un fraude como nunca hayan visto», afirmó.

También tuvieron su protagonismo en el debate, por llamarlo de alguna manera, los últimos acontecimientos, en relación con el asesinato de afroamericanos por parte de los cuerpos policiales.

Trump en vez de hablar de supremacismo, atacó a la izquierda

Preguntado por Wallace sobre si estaba dispuesto a condenar explícitamente el supremacismo blanco, el presidente se negó a hacerlo. “Seguro… Yo quiero que haya paz”. “Entonces hágalo, dígalo…”, insistió el moderador. “¿A quién quieres que condene?… Proud Boys, dad un paso atrás y quedad a la espera. Pero dejadme decir que alguien tiene que hacer algo con los antifascistas y la izquierda”, replicó Trump. “Este no es un problema de la derecha, sino de la izquierda”, insistió el presidente, contradiciendo los informes del FBI que indican que los grupos de extrema derecha “son la principal amenaza nacional”. Pero Trump volvió a arremeter contra la fiabilidad del voto por correo.

La lista de invitados de los candidatos fue, toda una declaración de intenciones. Trump ha invitado por ejemplo a Ann Dorn, viuda de un agente de policía muerto en las protestas contra el racismo en San Luis (Misuri) en junio.

Biden iba acompañado por la hija de un republicano

A Biden le acompañaba Kristin Urquiza, hija de un simpatizante de Trump fallecido por Covid-19 que responsabiliza de su muerte a la falta de honestidad del presidente a la hora de hablar de la pandemia.

No ha habido apretón de manos entre Trump y Biden por la pandemia. No tendrían humor para hacerlo aunque, en el 2016, el republicano tampoco quiso estrechar la mano de su rival demócrata.

Según una media de los sondeos de los últimos 14 días publicada el lunes por The Guardian, Biden de momento ganaría en Ohio, Carolina del Norte y Florida, pero por un margen estrechísimo del 1%, 1,5% y 1,6%, respectivamente.

En los otros tres Estados dudosos restantes, Biden tiene una diferencia más amplia: en Arizona el demócrata ganaría por 3,7%, en Pennsylvania por 4,9% y en Michigan por un 7,1%. Sólo en Iowa, ganaría Trump, por apenas un 0,4%.

Además de este primer cara a cara entre el candidato republicano y el demócrata, hay programados otros dos debates antes de la cita con las urnas del próximo 3 de noviembre.

El segundo se celebrará el 15 de octubre en Miami (Florida) y el tercero tendrá lugar el 22 de octubre en Nashville (Tennessee).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.