Cinco mil detenidos en Rusia por las protestas contra la detención de Navalni

Cuatro mil detenidos en Rusia por las protestas contra la detención de Navalni

En el transcurso de las manifestaciones de ayer exigiendo la liberación del opositor ruso Alexei Navalni, la policía rusa ha detenido a casi 5.000 personas. En concreto, un total de 4.938 (al cierre de estas líneas), principalmente en Moscú, donde se practicaron 1.564 detenciones.

La organización civil OVD convocó estas movilizaciones en protesta por el arresto de Navalni hace dos semanas después de regresar de Alemania. En el país teutón pasó convaleciente cinco meses después de sufrir un envenenamiento.

La segunda ciudad donde más personas han sido detenidas es San Petersburgo, con 1.109 arrestos. Krasnoyarsk, Vladivostok, Nizhni Nóvgorod, Tver, Voronezh y Novosibirsk son las siguientes localidades donde más detenidos ha habido. Concretamente, 194, 122, 178, 124, 122 y 103, respectivamente. Según el equipo de Navalni, se habían convocado manifestaciones en más de un centenar de ciudades.

Por su lado, Tatiana Potiaeva, defensora del Pueblo de Moscú, ha constatado de momento 120 detenciones. Subrayó que el mundo tiene derecho a expresar su opinión con libertad y que “todo lo que está fuera de la ley es contraproducente”.

Agentes antidisturbios cerraron el centro de Moscú con vallas para impedir la principal concentración en apoyo del opositor ruso. La manifestación tenía por objetivo llegar a la sede del Servicio Federal de Seguridad ruso.

Navalni acusó al Servicio Federal de Seguridad de su intento de asesinato

Precisamente, Navalni acusó a este organismo de organizar el intento de su asesinato utilizando el agente nervioso Novichok.

Ante la toma de posiciones de la Policía, los organizadores tuvieron que indicar a los simpatizantes nuevos puntos de reunión. Cientos de personas se dirigieron entonces a la estación de Krasnye Vorota, adonde también llegaron efectivos policiales.

Yulia Navalnaya, esposa del opositor, se encuentra entre los detenidos en Moscú. La arrestaron poco después de publicar una foto suya en esta gran en una calle de la capital rusa. Ya fue detenida hace una semana en otra protesta a favor de Navalni.

Según el departamento de Interior de Moscú, se trataba de “un acto público no autorizado”. En él participaron “alrededor de 2.000 personas, incluidos representantes de medios de comunicación”, señala.

La reacción de las autoridades estadounidenses no se ha hecho esperar. Anthony Blinken, secretario de Estado norteamericano, ha condenado la dureza de la Policía en su intervención.

“Estados Unidos condena el uso persistente de tácticas duras contra manifestantes pacíficos y periodistas por parte de las autoridades rusas por segunda semana consecutiva”, reza un mensaje de Blinken en Twitter.

Añadió que insisten “en pedir a Rusia la liberación de los detenidos por ejercer sus Derechos Humanos, incluido Alexei Navalni”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.